sábado, 12 de enero de 2019

Sol y buen pajareo por Santander

Hasta ahora la meteorología se había mantenido bastante estable, con sol y sin precipitaciones, lo que no ha evitado que muchas aves nórdicas hayan bajado hasta Santander para alegrar las aguas de la bahía y hacer así las delicias de los ornitólogos locales... ¡Sin duda un gran comienzo de temporada!

Dársena de Raos

La dársena de Raos está teniendo un protagonismo muy destacado al estar dando cobijo tanto a un somormujo cuellirrojo como a un colimbo ártico, dos de las especies más interesantes que nos puede regalar un invierno en el Cantábrico. A mayores también se están dejando ver las otras dos especies de colimbos, además de zampullines cuellinegros y otras aves clásicas (de álcidos ni rastro).

Somormujo cuellirrojo (Podiceps grisegena)

Colimbo ártico (Gavia arctica)

La punta del oleoducto de Elechas es otro de los enclaves del estuario que está recibiendo muchas atenciones últimamente, y no sólo por la pareja de negrones especulados que frecuentan esta zona, sino también por los pequeños paseriformes que se dejan ver por sus campas. Ejemplos de ello son el bisbita de Richard que pude observar en compañía de Rubén Barreda o el escribano lapón que localicé hace tan solo tres días.

Oleoducto de Elechas

Bisbita de Richard (Anthus richardi)

Negrón especulado (Melanitta fusca)

Por otro lado en la ensenada de San Bartolomé todavía no ha "caído" nada inusual, aunque se mantiene como uno de los puntos estrella de la bahía por cantidad y variedad de aves, destacando las espátulas y los varios cientos de silbones.

Espátulas comunes (Platalea leucorodia)

Silbones europeos (Mareca penelope)

Ya por último cerraré con La Junquera, otro lugar entretenido donde los haya, ideal para quien por estas fechas quiera disfrutar de limícolas por un tubo.

Correlimos comunes (Calidris alpina)

Negrones comunes (Melanitta nigra)

Zarapitos reales (Numenius arquata)

Ostreros euroasiáticos (Haematopus ostralegus)

Aguja colipinta (Limosa lapponica)

Chorlitos grises (Pluvialis squatarola) y Correlimos común (Calidris alpina)

Ahora parece que el tiempo se ha torcido y nos trae viento, frío y agua, de modo que a ver qué nos deparan las próximas semanas... ¡Estaremos atentos!

Gracias por visitar el blog.


domingo, 30 de diciembre de 2018

2ª quedada juvenil en La Nava

La juventud del pajareo castellano-leonés volvimos a reunirnos de forma oficial en las lagunas de La Nava y de Boada por segundo año consecutivo, como ya hicimos a finales del 2017 (ver aquí). Al recorrido ornitológico por este paraíso de gansos se le unió una buena comida en el hostal Mapru, en Villarramiel, rematando con las tradicionales cañas en Fuentes de Nava antes de despedirnos.

Ocasiones especiales como ésta bien merecen entradas especiales, por lo que en esta ocasión en vez de redactar una lo he condensado todo en un VÍDEO que resume a la perfección los momentos vividos a lo largo de la jornada.


Listas de eBird con las especies observadas:
--> Laguna de La Nava <--      --> Laguna de Boada <--


Esta entrada será ya la última del 2018 de modo que
¡¡¡FELIZ AÑO NUEVO A TODOS!!!



martes, 25 de diciembre de 2018

Espectáculo de avefrías en La Nava y Boada

A mediados de mes acudí a la laguna de La Nava para hablar con unos amigos palentinos a cerca de un futuro viaje y de paso pajarear un poco por la zona. La verdad es que con los gansos tuvimos muy mala suerte aquel día, pero sin embargo las avefrías nos ofrecieron un espectáculo que lo compensó con creces.
Varios miles de ellas (perdimos la cuenta exacta) levantaban y se arremolinaban juntas en el aire sin nada que envidiar a los grupos de estorninos más grandes.

En la cercana laguna de Boada encontramos más de lo mismo, pero en cantidades incluso más elevadas. Se veían avefrías en cualquier dirección en la que se mirase, tanto por las tierras como por la laguna, y por supuesto en el aire.

Como con fotografías es complicado captar la esencia de algo tan abrumador opté por grabar unos vídeos, que siempre son mucho más ilustrativos:

ESPECTÁCULO de Avefrías europeas (Vanellus vanellus) en la laguna de Boada

Y nada más que contar por hoy...
¡Espero que os haya gustado!


miércoles, 19 de diciembre de 2018

Otro invierno con autillos...

Que un autillo decida pasar el invierno en mi barrio de Santander es ya un clásico de estos últimos años. Esta vez además parece haber mínimo otros dos ejemplares por la ciudad, uno en la zona de las universidades y otro en el parque de Mesones.


Un viaje transahariano de ida y vuelta puede no sonar muy alentador, pero desde luego la alternativa de quedarse aquí tampoco lo es cuando eres un pájaro que basa su alimentación en grandes insectos. Este ejemplar ni siquiera hizo amago de moverse a lo largo de cada una de las noches que me he acercado a echarle un ojo, y posiblemente lo que esté haciendo sea llevar al límite el ahorro de energía. En realidad tampoco puede hacer mucho más, pues a penas vuelan polillas en esta época del año y la actividad de los micromamíferos también es muy baja (supongo que ante esta escasez de presas muchos días ni se alimentará).




Otro comportamiento interesante que he observado es la elección de los árboles que elige para sobrellevar estas frías noches de vientos invernales, encontrándolo siempre resguardado en alguna de las poquísimas especies que todavía conservan sus hojas; La última vez fue en un roble bastante tardío, y en otra ocasión literalmente pegado al abrigo de un ciprés. Años atrás también en eucaliptos. 



Y esto es todo por hoy...
¡Espero que os haya gustado!



domingo, 16 de diciembre de 2018

Cajas-nido para los mochuelos del norte de Palencia

Hace ya una temporada que mi padre y yo encontramos un palet de madera junto al contenedor de la basura y decidimos reciclarlo para construir unas cajas-nido para Mochuelo europeo. De él salieron tres cajas de este tamaño:
Dimensiones(cm) = 20x20x50 / Entrada(cm) = 7x7

Unas capas de barniz ecológico, plástico u otro material impermeable recubriendo la parte superior y un poco de heno (que no paja) en el interior son los pocos remates extra que hubo que hacerles para poder instalarlas ya en el campo. Unos pequeños orificios de drenaje en la base nunca vienen mal...

Cajas-nido para Mochuelo europeo (Athene noctua)

El mochuelo europeo es una especie francamente escasa en la comarca de la Montaña Palentina y su presencia se encuentra reducida a unas pocas localidades.
Esta semana al fin encontré tiempo para colocar las cajas en diferentes majanos o montoneras de piedras colindantes a campos de cultivo del municipio de Aguilar de Campóo, procurando que fuesen zonas donde nunca lo hubiese citado antes.

Yo sosteniendo una de las cajas-nido...

Detalle del interior de la caja, no faltando un tabique anti-depredación cerca de la entrada formando el clásico pasillo en "L".

Interior de la caja-nido

Aquí mi buen amigo Juan Aguado ayudándome a instalar la primera caja-nido en uno de los emplazamientos elegidos para la ocasión.

Juan Aguado en acción

La caja-nido ya lista para ser ocupada:


Buscando lugares donde colocarlas nos topamos con un majano muy tentador. Al acercarnos descubrimos para nuestra sorpresa que dicha montonera ya estaba custodiada por un mochuelo, toda una alegría personal, razón por la cual decidimos buscar en otro lado donde una caja-nido hiciese más falta...


Mochuelo europeo (Athene noctua)

Para rematar la jornada no perdí la oportunidad de colgar una de mis cajas-nido para Autillo europeo (Otus scops) en una pequeña chopera donde hace varios años escuché una pareja cantando a lo largo de varias noches consecutivas.
Dimensiones(cm) = 20x20x35 / Diámetro entrada = 6cm

Juan preparando la escalera extensible

Yo colgando la caja-nido de una rama adecuada...



Y hasta aquí por hoy...
¡Espero que os haya gustado!



domingo, 9 de diciembre de 2018

Finales de verano

¡Aquí ando de nuevo, después de más de un mes desde la última publicación!
Estamos ya a las puertas del invierno y sin embargo retomo la actividad del blog con un poco de material que me quedó pendiente de finales de verano.

Joven de Collalba gris (Oenanthe oenanthe)

Como sabréis por aquellas fechas todavía me encontraba por Aguilar de Campóo y subir a Brañosera siempre es una cercana y tentadora opción para un día sin planes. Por aquel entonces ya quedaba muy poco pájaro que ver por las alturas, exceptuando los pollos de algunas de las especies más comunes de la zona, además de nuestros mirlos capiblancos reproductores y rapaces sueltas...

Sierra del Híjar

Bisbitas alpinos (Anthus spinoletta), adultos


Mirlo capiblanco (Turdus torquatus), macho

Alimoche (Neophron percnopterus)

Los Iberodorcadion se han vuelto mucho más habituales para mi desde mi primera toma de contacto con ellos este verano. Hablo por supuesto de Iberodorcadion albicans, la especie propia y endémica de este sector de la Cordillera Cantábrica. En este caso bien podría pertenecer a la subespecie palentinum.

Iberodorcadion albicans palentinum

Entre la pequeña fauna también merece la pena hacer una mención a las avispas alfareras (muy atareadas recogiendo barro para elaborar sus "vasijas"), además de saltamontes ápteros y grillos de matorral, incluyendo una hembra depositando la puesta en la tierra por medio de su oviscapto.

Avispa alfarera (Sceliphron destillatorium)

Podisma pedestris con una atípica coloración rosácea

Grillo de matorral (Ephippigerida sp.)

Grillo de matorral (Ephippigerida sp.) depositando la puesta en la tierra

Entre las mariposas la Nymphalis antiopa se llevó la palma. Tuve la suerte de observar este ejemplar en compañía de Juan y Gonzalo Pardo, y digo suerte porque hoy en día toparse con una Antíopa se ha convertido en todo un privilegio, habiendo casi desaparecido de la vecina Cantabria donde antaño fue muy común. Desde luego su tendencia no podría ser más preocupante...

Antíopa (Nymphalis antiopa)

Dejo ya la sierra y bajo un poco de altitud y también de latitud, de vuelta a Aguilar. Las limícolas que habitualmente hacen escala en el embalse son el mayor incentivo en esos meses de transición, pero sin embargo este año el paso postnupcial que hemos vivido ha sido uno de los más tristes que se recuerdan. De lo malo malo Juan Aguado y yo si llegamos a tener un día relativamente interesante que además coincidió con la visita que nos hizo Daniel Saldaña, destacando un vuelvepiedras como observación más interesante.

Gaviotas patiamarillas (Larus michahellis) y Gaviotas reidoras (Chroicocephalus ridibundus)

Vuelvepiedras común (Arenaria interpres)

Chorlitejos grandes (Charadrius hiaticula) y Correlimos comunes (Calidris alpina)

Avefrías europeas (Vanellus vanellus)

Andarríos grande (Tringa ochropus)

Archibebes claros (Tringa nebularia)

Agachadizas comunes (Gallinago gallinago)

Las águilas pescadoras no podían faltar...

Águila pescadora (Pandion haliaetus)

Tampoco tengo mucho más que contar de aquellos días, ya que estuve muy liado, de modo que terminaré con tres mariposas muy comunes por la zona y una peculiar escena en la que una especie de libélula es depredada por otra...

Anax imperator devorando una Sympetrum sanguineum

Chupaleches (Iphiclides feisthamelii)


C-blanca (Polygonia c-album)

Lobito listado (Pyronia bathseba)

Y ésto es todo por hoy...
¡Ahora a exprimir el invierno!