ÚLTIMAS NOVEDADES EN CANTABRIA: 1 ejemplar de Archibebe patigualdo chico (Tringa flavipes) en la ría del Capitán (Alberto Benito y Antonio Sanz, 13/01/2021). 1 ejemplar de Gaviota enana (Hydrocoloeus minutus) en Parayas (Juan Pardo y Gonzalo Pardo, 06/01/2021). 1 ejemplar de Gaviota cáspica (Larus cachinnans) en el polígono de Raos (Alberto Benito y Javier Hernández, 07/01/2021). 1 ejemplar de Escribano lapón (Calcarius lapponicus) en Punta Ballota (Carlos Usamentiaga y Jesús García, 08/01/2021). 1 ejemplar de Escribano nival (Plectrophenax nivalis) en Loredo (Manuel Hermosilla, 06/01/2021). PARA MÁS ACTUALIDAD VISITAR LA WEB: http://aves.eldelweb.com/Cantabria/noticias

miércoles, 13 de enero de 2021

¡ARCHIBEBE PATIGUALDO CHICO en la ría del CAPITÁN!

Ayer día 13 por la mañana, varios voluntarios nos coordinamos en la primera jornada del censo anual de aves acuáticas invernantes de Cantabria, repartiéndonos las rías occidentales entre varios equipos. Antonio Sanz y un servidor nos encargamos de Oyambre y Rioturbio, incluyendo las rías de La Rabia y del Capitán. Fue en el recodo más interno de esta última donde nos llevamos una grata sorpresa en forma de Archibebe patigualdo chico (Tringa flavipes).

Archibebe patigualdo chico (Tringa flavipes)

Sin duda la guinda del pastel para un día de censo que no lucía demasiado excitante, siendo además una especie nueva para ambos, y también el primer registro conocido de esta limícola neártica para Cantabria.

Tramo alto de la ría del Capitán

Archibebe patigualdo chico (Tringa flavipes), VÍDEO

En las fotos se aprecian bien las patas amarillentas que le dan nombre, pero ésta supuso la última de las características clave que pudimos confirmar a consecuencia de la distancia y sobre todo del fortísimo contraluz matinal. Fueron su pico, la longitud de sus patas y sus poses "tipo cigüeñuela" las que en un primer momento nos pusieron en alerta. Ya con la luz correcta las dudas se disiparon.

Archibebe patigualdo chico (Tringa flavipes)

Esperemos que aguante una temporada en la zona para que otros ornitólogos cántabros puedan disfrutar también de él...

Representación de un archibebe en una fachada de La Rabia

Y hasta aquí por hoy...
¡Gracias por seguir el blog!



sábado, 9 de enero de 2021

¡FALAROPO PICOGRUESO en LAS LLAMAS!

El pasado 31 de diciembre, ante los múltiples avistamientos de falaropos picogruesos que estaban teniendo lugar a lo largo de todo el Cantábrico, decidí salir en busca de esta especie en el entorno de la ciudad de Santander. Empleé toda la mañana en el parque de Las Llamas, y aunque sin éxito si tuve un par de buenos avistamientos de agachadiza chica. Por la tarde, a pesar de la intensa lluvia proseguí con la búsqueda en otros enclaves cercanos, entre ellos el Sardinero y las Pozonas de San Román (con el mismo resultado). A última hora recibí una llamada de mi buen amigo Antonio Sanz, quien me dijo exactamente lo que quería oír: ¡Falaropo picogrueso en el parque de Las Llamas! Sin duda recién llegado del mar... y como andaba cerca, me planté allí en un suspiro.

Falaropo picogrueso (Phalaropus fulicarius)

Más tarde se acercaron al lugar Isaac Villaverde y Uca Díaz, pudiendo despedirse del ejemplar poco antes de que la caída de la noche nos dejase sin luz.

Parque de Las Llamas, Santander

Conociendo a estos pájaros era poco probable que permaneciese en la zona al día siguiente, pero el temporal no hizo sino empeorar aún más, y tras comunicar que continuaba en su sitio no tardó en acudir un gran número de pajareros cántabros.

Falaropo picogrueso (Phalaropus fulicarius)

Falaropo picogrueso (Phalaropus fulicarius)

A esta excepcionales condiciones se le sumó el hecho de poder verlo desenvolverse en tierra firme, haciendo a la observación más atípica y especial.

Falaropo picogrueso (Phalaropus fulicarius)

Entre chaparrones flojos y chaparrones fuertes (así fue, chupando agua sin tregua) pudimos disfrutar de sus idas y venidas entre el estanque principal y los jardines del propio aparcamiento, ambos lugares donde se mantuvo alimentándose en todo momento. Aquella misma tarde la meteorología "mejoró" y nuestro amigo regresó a la mar como si nada hubiese pasado... Asombrosa la fortaleza de esta diminuta limícola de hábitos pelágicos.

Falaropo picogrueso (Phalaropus fulicarius)

Falaropo picogrueso (Phalaropus fulicarius)

Y al igual que una imagen vale más que mil palabras, un vídeo vale más que mil imágenes. Así que aquí os dejo uno para rematar la entrada.

Falaropo picogrueso (Phalaropus fulicarius), VÍDEO


Y hasta aquí lo relativo a mi última y primera especie del año...
¡Gracias por seguir el blog!


viernes, 25 de diciembre de 2020

Confinamiento municipal en Santander (otoño)

Tras casi mes y medio de confinamiento perimetral de los municipios, los cántabros al fin podemos movernos libremente por la comunidad autónoma. Nos hemos perdido gran parte del otoño, pero al menos hemos podido salir de casa, que en estos tiempos no es poco. En el ámbito de la bahía, Santander tal vez sea el municipio menos agradecido para pajarear, pero no significa que sea malo. Hoy voy a resumir lo más destacado de este frustrante periodo:

Cabo Mayor

Cabo Mayor ha sido un punto muy frecuentado por mí a lo largo de estos momentos de pandemia. Demasiado concurrido por la gente de la capital, eso sí, pero aun con eso un buen sitio para la observación de aves marinas y sobretodo para la entrada de paseriformes desde el mar, siendo tal vez el mejor lugar del municipio en este último aspecto. Entre este cabo y el cercano cabo de Lata contamos además con una de las dos únicas parejas de cuervo de todo el término municipal, lo que supone un incentivo más para visitar la zona. Yo además tuve suerte y di con un ostrero alimentándose de lapas en la base del acantilado.

Bisbita pratense (Anthus pratensis)

Lavandera blanca enlutada (Motacilla alba yarrellii)

Cuervos (Corvus corax)

Ostrero euroasiático (Haematopus ostralegus)

Los humedales de agua dulce son muy escasos en el municipio, contando únicamente con tres. Uno me pilla francamente cerca de casa, el estanque de La Remonta, parque por el que por razones obvias también he paseado mucho. Lo atractivo de este espacio verde no es sólo la laguna (que cuenta con un interesante repertorio de aves acuáticas) sino también su entorno de campiña en el que los paseriformes y las rapaces son los grandes protagonistas. Además, esperar al anochecer tiene premio, pues es cuando las garcillas bueyeras se congregan en un impresionante dormidero que ya supera los 3000 ejemplares.

Estanque de La Remonta

Cuchara europeo (Spatula clypeata)

Jilgueros europeos (Carduelis carduelis)

Zorzal alirrojo (Turdus iliacus)

Garcillas bueyeras (Bubulcus ibis)

De vuelta a los acantilados no podía no dedicarle unas líneas al ya mencionado Cabo de Lata, enclave que tenía poco transcurrido y que este pasado noviembre he pateado más que nunca. La calidad de las observaciones de aves marinas es mucho superior aquí que en cabo Mayor, pero el "cebo" principal que me atrajo este otoño fue el roquero solitario que Máximo Sánchez encontró en uno de sus habituales paseos por la senda costera, un pájaro realmente complicado de observar en Cantabria. Muy buen lugar también para entretenerse con bisbitas, tarabillas, buitrones y currucas, además de conejos, soltados hace tiempo de forma intencionada y que cada atardecer asoman en gran número.

Cabo de Lata

Alcatraz atlántico (Morus bassanus)

Roquero solitario (Monticola solitarius)

Zorzal común (Turdus philomelos)

Curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala)

Conejos (Oryctolagus cuniculus)

Tengo que reconocer que nunca antes me había acercado a las Pozonas de San Román. Obviamente sabía que existían pero por algún motivo la impresión que tenía de ellas en mi cabeza era mucho menos llamativa de la que tengo ahora tras conocerlas. Las anátidas están a la orden del día, y su ubicación (en plena campiña y muy próximas a los acantilados marinos) les da mucho potencial a la hora de que puedan caer sorpresas en el futuro. Además se complementan con la EDAR de San Román, planta depuradora en la que se congregan gran cantidad de gaviotas (sobre todo pequeñas) y en la que ya he conseguido dar con dos anillas diferentes de PVC, una de gaviota reidora y otra de gaviota cabecinegra.

Pozonas de San Román

Ánades frisos (Mareca strepera)

Silbón europeo (Mareca penelope)

Gaviota reidora (Chroicocephalus ridibundus) anillada en Polonia

En el corazón del municipio, en plena ciudad, contamos además con la peña de Peñacastillo. Recorrer el entorno natural de la peña no tiene demasiado interés en esta época del año, pero no se puede decir lo mismo de su cantera, punto de cría de una de las mínimo cinco parejas reproductoras de halcón peregrino del municipio, y también de otra de las parejas de cuervo. Uno de los días acudí aquí a última hora en busca de algún posible treparriscos invernante, lo cual no resultaría nada disparatado, pero en su lugar me llevé... ¡otro roquero solitario!

Cantera de Peñacastillo

Halcón peregrino (Falco peregrinus brookei)

Roquero solitario (Monticola solitarius)

Otro privilegio santanderino: vuelvepiedras y correlimos oscuros. De estos últimos llegué a contabilizar un grupo de 19 ejemplares, que por impresionante que suene son menos de los que hemos observado otros años (el invierno pasado, mismamente). Desconozco si en otros puntos de España se llegan a dar los mismos números, pero desde luego son cifras complicadas de superar...

Vuelvepiedras (Arenaria interpres)

Correlimos oscuros (Calidris maritima)

El Parque de Las Llamas es sin duda el humedal estrella de Santander, y me atrevería a decir que también uno de los más destacados de toda Cantabria a pesar de su carácter urbanita. Aquí pude ver al presunto mosquitero común siberiano (Phylloscopus collybita tristis) hallado por Juanma Pérez en una de sus visitas, y que ya fue citado el año pasado en el mismo lugar. Tal vez se trate del mismo ejemplar, pero confirmarlo es atrevido dada longevidad tan efímera de estos pájaros... En cualquier caso, con mosquitero siberiano o sin él, no han sido pocas las visitas a este pequeño paraíso de aves acuáticas...

Parque de Las Llamas

Agachadiza común (Gallinago gallinago)

Y como broche final, toda una referencia para la región: los autillos del Parque de La Vaca. Encontrar ejemplares invernantes hace una década era algo muy puntual, pero la verdad es que en los últimos años ha pasado a ser todo un clásico, siendo cada vez más los que optan por esta inusual estrategia para sobrevivir a una temporada más. El invierno pasado contamos en el parque con seis individuos y éste con al menos dos, aunque el toque de queda de las 22:00 tampoco me ha dado margen para comprobar si pudiese haber alguno más.

Autillo europeo (Otus scops)

Y hasta aquí por hoy...
¡Gracias por seguir el blog!