miércoles, 4 de abril de 2012

El día y la noche del Parque de la Vaca

Cuando el año pasado publiqué todas esas entradas sobre autillos hice referencia en varias ocasiones al Parque de la Vaca, pero nunca le he dedicado una entrada entera a este espacio, y desde luego se la merece, pues es junto con la Vaguada de las Llamas  el parque por excelencia de Santander.

Parque de la Vaca

Su abundante arbolado maduro de diferentes especies vegetales es una de sus características más destacables, y gracias a las diferentes iniciativas del ayuntamiento para fomentar la biodiversidad en la ciudad, como la recién construida charca para que críen anfibios, se está convirtiendo en un lugar aún más atractivo para la fauna urbana de lo que era antes.

Parque de la Vaca

Sin ir más lajos, el otro día fui sorprendido por esta confiada abubilla. No es más que otro ejemplo de cómo los parques y jardines de las ciudades pueden servir de gran ayuda a las aves en migración.



Abubilla

Entre las aves habituales no faltan urracas, torcaces o algún que otro cernícalo, y los pequeños pajarillos son en su mayoría fringílidos, páridos y túrdidos.  Durante el paso postnupcial del año pasado los papamoscas cerrojillo y los mosquiteros musicales fueron sin duda de las especies más abundantes.

Urracas

Jilguero europeo

Otra de las iniciativas que comentaba al principio es depositar tocones de madera en montones para que prosperen los insectos xilófagos, como escarabajos y demás. Esto beneficia mucho a las aves insectívoras que han hecho de ellos la base de su dieta alimentaria, como los mirlos y los zorzales.

Mirlo común

Pero es al caer la noche cuando el parque muestra su faceta más desconocida, momento en el que sus habitantes más emblemáticos inician su actividad.


Parque de la Vaca por la noche

Y son precisamente estos vividores de la noche los principales bioindicadores de la calidad ambiental del lugar. En primer lugar los sapos parteros, que con su presencia llenan de encanto las noches del parque, y cuya población en el mismo se está viendo beneficiada por la reciente charca para anfibios.



Sapo partero

Otro de estos bioindicadores es el simpático erizo europeo, y aunque los ejemplares son escasos, parece que la población se mantiene estable.

Erizo europeo

A medida que los días se vuelven más calurosos, el cielo empieza a llenarse de pequeños mamíferos voladores: murciélagos comunes. 

Murciélago común

Y acabamos con el autillo, seguramente el mejor representante de la vida salvaje en un entorno humanizado. Están presentes en muchos espacios similares de la ciudad, pero es en el Parque de la Vaca donde se asientan más parejas. De momento sólo puedo hacer mención de ellos, pues aún no han hecho acto de presencia, pero ya deben estar al caer ¡Habrá que estar atentos!  

Caja nido para autillo, otra de las iniciativas para fomentar la biodiversidad en Santander

10 comentarios:

  1. Preciosa entrada!! una gran ciudad no lo es solo por sus museos sino por sus parques!
    Ese es excelente, por cierto algun dia por una foto dela charca anfibios , a ver si les pico a los de PAmplona!
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar
  2. -Buen reportage del parque de la Vaca. Si paso por Santander (en verano), me pasaré a buscar los autillos.

    Esos sí que son una gozada.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Me gusta! Tengo que pasarme por ese parque cuando esté allí de vacaciones este verano.
    Imagino lo que tiene que costar pillar en vuelo un murciélago, apenas atino yo con las golondrinas...

    ResponderEliminar
  4. Bonito resumen. Más tendría que haber por nuestros pueblos...

    ResponderEliminar
  5. precioso parque tengo que ir por allí
    bonitas fotos de la abubilla ,erizo y rana
    son las que mas me gustan
    saludos

    ResponderEliminar
  6. Una gozada leer tu reportaje, Alberto!
    Qué bien controlas ese parque!
    Ya me contarás cómo se fotografie un murciélago la próxima vez que nos veamos. A mi hizo mucha ilusión observar uno la otra tarde, desde una de las ventanas de casa, pues es la primera vez que me doy cuenta de ello. Tengo más controlados a los vencejos, que no tardarán en llegar.

    ResponderEliminar
  7. Para mí, algunos parques urbanos de este país tienen tanta categoría como otros parques naturales, o incluso diría que alguno nacional.
    No solo son necesarios para los animales, también para que los de ciudad, en especial los niños, tengan un contacto con la naturaleza que de otra manera sería imposible.

    ResponderEliminar
  8. Hola Alberto... Qué bien y qué animado ese parque... Hay de todo un poco.. Mira con lo desconfiadas que son las Abubillas y ahí las tienes, muy chulas las fotos... y el Erizo precioso... Un saludillo...

    ResponderEliminar
  9. Wow! Photographing a bat cannot be easy!

    ResponderEliminar
  10. Hola Alberto, la entrada es una maravilla y las fotos se salen (están geniales)
    Habrá que visitar ese parque cuando suba a Isla.
    Saludos!!

    ResponderEliminar