miércoles, 20 de septiembre de 2017

Pescadoras y más por Aguilar

Esta entrada corresponde a mis últimos dos días por Aguilar antes de retomar los estudios ya en León, días en los que me centré sobre todo en el embalse.

Águila pescadora (Pandion haliaetus)

Pero el embalse no es famoso últimamente por su buen paso de aves, sino por su bajo nivel de agua, que actualmente se encuentra al preocupante 10% de su capacidad máxima. Las colas principales ahora se encuentran completamente secas, dando lugar a desoladores y áridos paramos... una imagen desoladora.


Cola de Quintanilla de la Berzosa

Cola de Renedo de Zalima

Orillas del arco norte del embalse

Comparativa con años previos

Este bajo nivel de agua ha dejado a la vista los restos sin vida de unos animales imposibles de ver de otra manera: Las náyades (Anodonta anatina), una enorme almeja antaño común en los ríos españoles pero que actualmente, como consecuencia de especies invasoras y la contaminación, se encuentra en peligro de extinción. Por fortuna en Aguilar todavía se encuentra a salvo, aunque la sequía de esta temporada ha hecho estragos sobre la población del embalse.


Náyades (Anodonta anatina)

También nos ha permitido ver antiguas necrópolis romanas y las ruinas de los pueblos que quedaron anegados tras la construcción del embalse... ¡Lo único positivo que podemos sacar de toda esta situación!

Necrópolis

Ruinas

En cuanto a las aves cuesta dar con sitios buenos ahora que las colas no existen, pero de todas formas se han formado nuevas zonas de orillas favorables en las que sí pude llegar a ver alguna que otra limícola, principalmente correlimos comunes y ambas especies de chorlitejo, a demás de gaviotas.


Correlimos común (Calidris alpina)

Correlimos comunes (Calidris alpina) y Chorlitejo grande (Charadrius hiaticula)

Chorlitejo chico (Charadrius dubius)

Gaviotas reidoras (Chroicocephalus ridibundus) y Gaviota patiamarilla (Larus michahellis)

Tampoco faltaron espátulas, contando 4 ejemplares.

Espátulas comunes (Platalea leucorodia)

Garza real (Ardea cinerea), Cormorán grande (Phalacrocorax carbo) y Espátula común (Platalea leucorodia)

Hasta aquí he hecho referencia al arco norte del embalse. En el arco sur, por el contrario, el único punto "decente" es la zona de La Playa, donde todavía resisten dos pequeños entrantes de agua. Aquí encontré 4 andarríos grandes y 7 archibebes claros como más destacable.

La Playa


Andarríos grandes (Tringa ochropus)

Archibebes claros (Tringa nebularia)

Daré paso ahora a las protagonistas de esta entrada, las águilas pescadoras, especie de la que han llegado a coincidir hasta tres ejemplares simultáneamente en lo que va de temporada...



Águila pescadora (Pandion haliaetus)

Dos ejemplares de Águila pescadora (Pandion haliaetus)

Águila pescadora (Pandion haliaetus)

A continuación la secuencia de un lance de pesca fallido...




Águila pescadora (Pandion haliaetus)

Circular con vehículos motorizados por las orillas es algo ilegal que muchos están tomando por costumbre, perturbando incluso la tranquilidad de las águilas.
Valgan estas imágenes como foto-denuncia.


Águila pescadora (Pandion haliaetus)

La tarde del primero de estos dos días finalizó con esta oruga de Macrothylacia rubi caminando por el terreno desecado, y a la que pertinentemente llevé hasta una zona de zarzas, su planta nutricia.

Oruga de Macrothylacia rubi

Una de las pescadoras vistas a lo largo de la jornada portaba una anilla de PVC azul imposible de leer por la lejanía. A la mañana siguiente, gracias al ingenio y trabajo de Juan Aguado pude recortar estas distancias y disfrutar de una observación excepcional, lo que permitió la lectura:  35 .

Águila pescadora (Pandion haliaetus) con anilla de código  35 

Se trata de una hembra nacida en Kielder Forest (Northumberland, Inglaterra) en 2010 y que desde 2014 anida en Foulshaw Moss (South Cumbria, Inglaterra), habiendo sacado hasta la fecha un total de 11 pollos. Ésta supone su primera observación fuera del Reino Unido.






Águila pescadora (Pandion haliaetus) con anilla de código  35 

Águila pescadora (Pandion haliaetus), VÍDEO

Doy por finalizado lo referente al embalse para terminar con algunas observaciones más humildes, tales como este joven lagarto verde, la segunda vez en mi vida que veo a la especie en Corvio. Después, explorando las riveras al sur de Aguilar me encontré más ejemplares pero ya crecidos, además de camachuelos, mariposas y otros "animalillos".

Lagarto verde (Lacerta bilineata), joven

Lagarto verde (Lacerta bilineata)

Blanca verdinervada (Pieris napi)

Piquitos castaña (Carcharodus alceae)

Cangrejo señal (Pacifastacus leniusculus), hembra

Los últimos años hemos tenido la casa de Corvio un poco abandonada y recientemente se nos ha instalado en ella una colonia de cría de murciélagos pequeños de herradura. Un honor y desde luego todo un privilegio.



Murciélagos pequeños de herradura (Rinolophus hipposideros)

Y por último, gracias a mi recién agenciado detector heterodino de ultrasonidos he podido constatar la presencia de murciélagos de Cabrera (Pipistrellus pygmaeus) en la zona... posiblemente de los más norteños de la provincia.

Murciélago de Cabrera (Pipistrellus pygmaeus) emitiendo a 58 kHz

Nada más que contar por hoy...
¡Espero que os haya gustado!


domingo, 17 de septiembre de 2017

Cresteando por la Sierra del Híjar

El pasado 30 de agosto subí en compañía de mi padre, mi primo, Juan Aguado y su mujer hasta las altas cotas de la Sierra del Híjar palentina.
Nuestro objetivo principal eran los chorlitos carambolos que suelen verse por estas fechas, y que sin saberlo ya se habían dejado ver una semana antes. No hubo suerte con ellos, pero aun así la visita mereció mucho la pena.


Comenzamos a subir poco después del amanecer, ya que a partir del mediodía anunciaban tormentas y queríamos aprovechar bien la mañana.
Fue a primera hora cuando sorprendimos a esta cierva.

Cierva (Cervus elaphus)

Una vez en las crestas encontramos el típico repertorio de aves de la zona, incluyendo varios cuervos, un bando de más de 100 chovas piquigualdas, alguna que otra chova piquirroja y muchísimo bisbita alpino. Acentores comunes vimos unos cuantos, además de un par de alpinos que se quedaron sin foto.

Cuervo (Corvus corax)

Chovas piquigualdas (Pyrrhocorax graculus)

Bisbita alpino (Anthus spinoletta)


Acentor común (Prunella modularis)

La gran cantidad de collalbas en paso era más que patente. Con las alondras pasaba lo mismo pero no de forma tan acusada...


Collalbas grises (Oenanthe oenanthe)

Durante nuestra prospección de la zona también nos topamos con un par de familias muy numerosas de roqueros rojos. Parece que al menos para ellos no ha sido un año demasiado malo después de todo.



Roqueros rojos (Monticola saxatilis)

Pero tal vez aún más interesantes fuesen los 4 mirlos capiblancos que vimos en las faldas del Valdecebollas, dos adultos y dos juveniles para ser precisos.
La especie es una típica reproductora en la zona, aunque en estas fechas de paso temprano es difícil determinar si estos ejemplares son de los nacidos aquí.




Mirlos capiblancos (Turdus torquatus), jóvenes

Como curiosidad hallamos el cadáver de un caballo ya comido por los buites, que habían dejado los alrededores llenos de plumas como resultado de sus trifulcas. Junto a los restos también encontramos un excremento muy fresco de lobo ibérico, mientras que por la zona en general abundaban los de zorro.


Posible excremento de Lobo ibérico (Canis lupus signatus)


Excrementos de Zorro rojo (Vulpes vulpes)

Níspola (Coenonympha pamphilus)

Ya durante la bajada por la vertiente sur contamos aproximadamente unos 20 cernícalos primillas, algo más o menos típico por estas fechas.
Se trata de ejemplares procedentes de Tierra de Campos, que realizan dispersiones premigratorias hacia el norte como búsqueda de zonas con mayor abundancia de presas antes de su gran viaje a África.



Cernícalos primillas (Falco naumanni)

Otras a las que también les falta poco para partir son las culebreras, en estas fechas observables en números mucho más altos que de costumbre.



Culebrera europea (Circaetus gallicus)

Y nada más que contar... hoy me despediré con una planta y una cima.
¡Espero que os haya gustado!

Acónito vulgar (Aconitum napellus)

Cima del Pico Valdecebollas (2139 msnm)