jueves, 22 de junio de 2017

Una de martinetes...

Habréis notado un parón en la actividad del blog, pues la temporada de exámenes se está prolongando más de lo deseado. Por suerte en la propia capital leonesa tengo martinetes muy a mano, y puedo permitirme el "lujo" de dedicarles una humilde entrada para devolverle un poco de vida al blog.

Martinete (Nycticorax nycticorax)

Este asentamiento urbano de martinetes es muy reciente, pero aún así en poquísimo tiempo su crecimiento ha sido exponencial y actualmente supone la mayor colonia de la especie para la provincia.

Sauceda donde se ubica la colonia

Nidos de Martinete (Nycticorax nycticorax)

Ya en primavera, desde la comodidad del puente de San Marcos, podemos deleitarnos tanto con las parejas incubando las puestas como sacando adelante a los pequeños. La salida de los adultos al atardecer es otro de los espectáculos. 

Martinete (Nycticorax nycticorax) incubando


Pollos de Martinete (Nycticorax nycticorax)

Aunque sus costumbres son principalmente nocturnas también podemos verlos pescando a plena luz del día. Además su carácter urbano los hace especialmente confiados, acechando en las zonas de rápidos a los peces que los remontan.





Martinetes (Nycticorax nycticorax)

El tamaño del barbo que capturó este ejemplar es cuanto menos desproporcionado, pero al final consiguió tragárselo de una pieza.
Con mucho empeño y dificultad, todo hay que decirlo...


Martinete (Nycticorax nycticorax) con un Barbo común ibérico (Luciobarbus bocagei)

En el siguiente VÍDEO he recopilado varios de los momentos del día a día de estos martinetes, incluyendo la agotadora ingesta del ya mencionado barbo.
Lo he amenizado con música para hacerlo más ameno. 


Martinetes (Nycticorax nycticorax), VÍDEO

Ahora los pollos ya están crecidos, por lo que habrá que volver a esperar al año que viene para ver a la colonia ebullendo actividad de nuevo.


Martinetes (Nycticorax nycticorax), jóvenes

Y nada más que contar...
¡Espero que os haya gustado!


martes, 23 de mayo de 2017

De nuevo por Jamuz...

A principios de mes vinieron a León de visita Manuel Estébanez y su mujer Marisa, con quienes disfruté de una buena jornada observando aves propias del sur de la provincia, tan atractivas para los cántabros como nosotros.

ZEPA de Valdería-Jamuz

Los pechiazules de esta zona son francamente especiales, ya que son los únicos de toda España que crían en encinares de tierras bajas en lugar de en los habituales matorrales de montaña, haciéndolo además en altas densidades...



Pechiazules (Luscinia svecica)

Junto con estos pechiazules conviven algunas de las pocas cogujadas montesinas que podemos encontrar en León.

Cogujada montesina (Galerida theklae)

Ambas especies son un gran incentivo para bajar hasta estas latitudes, pero el verdadero protagonista de esta comarca es el sisón, tal y como he mostrado en otras entradas. Su búsqueda se nos complicó, pero al menos los preciosos escribanos hortelanos amenizaron lo que comenzó como una mala mañana.






Escribanos hortelanos (Emberiza hortulana)

También estaban especialmente bonitos los bisbitas campestres.
Otras aves vistas fueron alcaravanes, elanios, collalbas grises y abejarucos, entre otras muchas especies tanto fotografiadas como no fotografiadas.


Bisbita campestre (Anthus campestris)

Collalba gris (Oenanthe oenanthe)


Triguero (Miliaria calandra)

Alcaudón común (Lanius senator)

Mochuelo europeo (Athene noctua)



Abejarucos europeos (Merops apiaster)

En cuanto a aguiluchos cenizos sólo nos topamos con un ejemplar en todo el día, algo particularmente raro teniendo en cuenta dónde nos encontramos...

Aguilucho cenizo (Circus pygargus), macho

Aunque para raro (y de narices) lo de los sisones...
Si hay algo de lo que puede presumir la ZEPA es de la calidad y cercanía de las observaciones de esta especie, pero en esta ocasión sólo tuvimos dos avistamientos francamente mediocres tras un día de búsqueda intensiva.
¿Consecuencia de esta sequía o tal vez un reflejo de su inevitable declive?
Seguramente se trate de lo primero acompañado por un cambio de leks, ya que oírles se les oía bastante, pero ello no es excusa para bajar la guardia.

Las siguientes imágenes con las que ilustro la entrada no son para nada de este año, sino de la tempordada pasada, también en este enclave y pertenecientes a una jornada similar vivida junto con Javier Aizcorbe.



Sisones comunes (Tetrax tetrax), machos

Después de ésto regresamos a León, no sin antes hacer una parada para visitar la espectacular colonia de grajas de Villadangos del Páramo, y una vez en la capital le dedicamos un par de horas muy productivas a los martinetes urbanos.

Y nada más que contar...
¡Espero que os haya gustado!


miércoles, 10 de mayo de 2017

Haciendo escala en Villafáfila...

Tras nuestro productivo viaje a Monfragüe mi padre y yo pusimos rumbo de vuelta a León, no sin antes hacer una parada táctica en Villafáfila.
Ya llegando, a la altura de Manganeses, nos topamos con un grupo de avutardas asfixiadas por el implacable calor del mediodía.


Avutardas (Otis tarda)

Una vez en las lagunas finalizaríamos el día apuntándonos 16 especies de limícolas, viendo a la mayoría en la salina grande desde Otero de Sariegos.
Todas muy lejanas, a diferencia de los abejarucos, un búho campestre y otras aves típicamente castellanas que se movían no lejos de la pista principal.

Salina Grande


Abejarucos europeos (Merops apiaster)



Búho campestre (Asio flammeus)

Aguilucho cenizo (Circus pygargus), hembra

Tampoco faltó alguna que otra liebre...

Liebre ibérica (Lepus granatensis)

Las pagazas y los tarros blancos aún se resistían a abandonar las pocas y agonizantes lagunas que quedaban, y que como no llueva en condiciones pronto terminarán de sacarse por completo. Algo que parece inevitable viendo la terrible sequía que estamos sufriendo... ¡Ojalá me equivoque!



Pagazas piconegras (Gelochelidon nilotica)


Tarros blancos (Tadorna tadorna)

Por fortuna las lagunas de la Casa del Parque siempre mantienen unos niveles estables de agua, siendo un punto de visita obligatoria por la cantidad, variedad y cercanía de las aves. Aquí coincidimos en primer lugar con Cristian Osorio y más tarde con César Díez y compañía, quienes al igual de nosotros también hicieron escala aquí en su viaje de vuelta desde Monfragüe.
Las fotos sacadas en este punto ponen de manifiesto el protagonismo y la importancia de las limícolas, aunque para nada son las únicas.




Avocetas (Recurvirostra avosetta)

Espátulas comunes (Platalea leucorodia)

Avefrías europeas (Vanellus vanellus)

Correlimos zarapitines (Calidris ferruginea)

Cigüeñuelas comunes (Himantopus himantopus)

Cigüeñuela (Himantopus himantopus) y Archibebe común (Tringa totanus)

Chorlitejo chico (Charadrius dubius)

Bando mixto de limícolas

Porrones europeos (Aythya ferina)

Porrón moñudo (Aythya fuligula)

Entre las limícolas destacó el correlimos de Temminck, especie de la que encontramos varios ejemplares sin salir de aquí, de la Casa del Parque.





Correlimos de Temminck (Calidris temminckii)

El día lo terminamos dando otra vuelta rápida por la reserva, rematando la jornada con cosas tan interesantes como unos polluelos de búho chico y las primeras tórtolas europeas del año para la provincia de Zamora.



Pollos volantones de Búho chico (Asio otus)





Tórtolas europeas (Streptopelia turtur)

Y cómo no, perdices y conejos por un tubo...
Todo un clásico de Villafáfila.

Perdiz roja (Alectoris rufa)

Conejo (Oryctolagus cuniculus)

El sol comenzaba a caer, lo que para nosotros supuso el pistoletazo de salida para retomar el viaje hacia León. Allí me despedí de mi padre, quien aún tendría que conducir un largo camino hasta llegar a Santander.

Y nada más que contar...
¡Espero que os haya gustado!