miércoles, 16 de septiembre de 2020

Muestreando anfibios en Cantalejo (SEGOVIA)

A comienzos del desconfinamiento, Javier Pi, Jorge Peláez y un servidor fuimos "reclutados" por nuestro amigo Luis Albero para ayudarlo con el trabajo de campo de su tesis doctoral, que implicaba muestrear anfibios en las lagunas de Cantalejo, en Segovia. Todo un placer por nuestra parte.

Anochecer en Cantalejo, Segovia

Las noches resultaron especialmente gloriosas a pesar de lo tardío de las fechas, destacando los sapillos pintojos de morfotipo rayado (por su exclusividad) y los sapos de espuelas (por su desorbitante abundancia).

Sapillo pintojo (Discoglossus galganoi), morfotipo rayado

Sapo de espuelas (Pelobates cultripes)

Los días por su parte no fueron demasiado satisfactorios, al menos en cuanto a fauna se refiere. Sin embargo Segovia sí puede presumir de una riquísima comunidad de orquídeas silvestres que hicieron nuestras delicias.

Ophrys scolopax

Ophrys lutea

Ophrys sphegodes

Una de las tardes incluso nos acercamos a las Hoces del Duratón buscando un poco más de suerte, lo que no resultó una mala idea, pues pudimos apuntarnos varias especies de aves de interés para todos... y yo a mayores alguna mariposa.

Alrededores de las Hoces del Duratón

Collalba rubia (Oenanthe hispanica)

Cogujada montesina (Galerida theklae)

Alcaudón común (Lanius senator)

Medioluto herrumbrosa (Melanargia occitanica)

Hoces del Duratón

Buitres leonados (Gyps fulvus)

Por la noche volvía la fiesta, implicando también mucho curro y desgaste, pero al final recogimos casi todas las muestras necesarias, así que ni tan mal...

Lagunas de Cantalejo

Sapo corredor (Epidalea calamita)

He aquí una foto del equipo aguantando un fuerte chaparrón con unos chubasqueros cutres improvisados con bolsas de basura. Horas más tardes dejaría de llover y nos deleitaríamos con las idas y venidas de los chotacabras...

Javi, Jorge, Luis y yo

Chotacabras europeo (Caprimulgus europaeus)

El último día apuramos la mañana para recoger unas pocas muestras más y visitar de paso un muladar cercano al que bajaron varias decenas de buitres leonados, alimoches e incluso un buitre negro. Un gran broche final antes de partir cada uno hacia nuestras respectivas casas.

Lagunas de Cantalejo

Avispa mamut (Megascolia maculata flavifrons)

Buitres leonados (Gyps fulvus)

Alimoche (Neophron percnopterus)

Buitres leonados (Gyps fulvus)

Y hasta aquí por hoy...
¡Gracias por seguir el blog!



martes, 11 de agosto de 2020

Salidas alpinas: Alto Campóo y Fuente Dé

Si hay algo que me gusta es la montaña y sus aves alpinas. Por ello no es de extrañar que una de mis primeras salidas "post-confinamiento" fuese a las altas cotas campurrianas, un territorio que siempre tiene algo que ofrecer.

Vistas desde el alto de "El Chivo"

Como suele ser habitual en mis salidas, el madrugón fue muy considerable, plantándome allí con la salida del sol. Las probabilidades de ver "pelo" a esas horas siempre son mucho más altas, pero también lo son las de ver activa alguna de las colonias de curruca mosquitera de la zona.

Curruca mosquitera (Sylvia borin)

Ciervo rojo (Cervus elaphus)

Gentiana verna

Picos de Europa

Aunque la primavera ya estaba oficialmente terminando, aún estaba muy viva en la montaña. Ideal para la observación de especialidades alpinas, pues los bisbitas alpinos aún estaban muy encelados, al igual que los acentores. Por su parte, los gorriones alpinos aún se afanaban en aportar material a sus respectivos nidos.

Bisbita alpino (Anthus spinoletta), macho

Acentores alpinos (Prunella collaris)

Gorriones alpinos (Montifringilla nivalis)

Después de tanto tiempo, los tritones fueron otro regalo para la vista...
Y otro tanto respecto a las lagartijas, más concretamente a la de turbera.

Tritones alpinos (Ichthyosaura alpestris)

Tritón palmeado (Lissotriton helveticus), a la izq.

Lagartija de turbera (Zootoca vivipara)

A quien ya no puedo pasar de ver antes de irme es a los mirlos capiblancos, una de las reproductoras cantábricas a las que más cariño tengo.

Mirlo capiblanco (Turdus torquatus alpestris), macho

Ahora cambiamos completamente de día y de escenario: Fuente Dé. Pasear por este enclave sin cruzarme con una sola persona a lo largo del día es con seguridad algo que no vuelva a experimentar nunca más en la vida, habiendo podido compartir dicha vivencia en compañía de mis buenos amigos Santi y Jesús.

Draba aizoides

Los rebecos pronto se convirtieron en la atracción principal de la jornada, vagando y trotando a sus anchas por todas partes. Para algunos de ellos, nosotros posiblemente fuésemos las primeras personas que veían en mucho tiempo...

Rebecos cantábricos (Rupicapra pyrenaica parva)

Los treparricos también dieron bastante espectáculo, deleitándonos con los cantos de un precioso macho, captando la atención de una hembra a quién parecía tener ya "engatusada".

Fuente Dé, Picos de Europa

Treparriscos (Tichodroma muraria), macho

Como es obvio también se dejó ver el resto del habitual repertorio de aves de montaña, además de un águila real siendo acosada por un halcón peregrino.
Los únicos que iban adelantados respecto a sus congéneres campurrianos eran los acentores alpinos, ya con pollos volantones a quienes tenían escondidos individualmente en diferentes grietas del vasto paisaje calizo. Una estrategia que minimiza las probabilidades de delatar su posición cuando acuden a cebarlos, muy bien traída a mano ya que estamos, pues aunque parezca que aquí arriba no corren peligro sí pudimos observar una comadreja merodeando por la zona...

Acentores alpinos (Prunella collaris), pollos volantones y adulto cebando

Y por supuesto chovas piquigualdas, todo un clásico de la hora del bocadillo que para nosotros también supusieron el broche de despedida.

Chovas piquigualdas (Pyrrhocorax graculus)

Y hasta aquí por hoy...
¡Gracias por seguir el blog!