viernes, 15 de marzo de 2019

Tarde de rapaces en Monfragüe

Como ya comenté al final de la entrada anterior, el pasado 24 de febrero me dirigí con Miguel, sus padres e Iraida Marijuán al Parque Nacional de Monfragüe, donde como bien es sabido se celebra la FIO. Allí nos encontramos tanto con Ismael Romero como con Miguel Martín y su padre, con quienes pasaríamos el día.

Águila real (Aquila chrysaetos)

La mañana la dedicamos a rondar entre los estands de la feria, y la tarde ya al pajareo puro y duro. Comenzamos por la Portilla de Tiétar, donde una joven águila real nos deleitó con varios lances fallidos sobre las palomas del lugar. Además nos sobrevolaron la pareja habitual de águilas imperiales y alguna cigüeña negra. Yo a mayores realicé una búsqueda intensiva de orugas de Charaxes jasius en los madroños que nos pillaban más a mano, pero no vi nada más allá de hojas a medio comer y varias camas viejas de seda propias de la especie.

Águila real (Aquila chrysaetos)

Águilas imperiales (Aquila adalberti)

En el Salto del Gitano las carroñeras se llevaron la palma. El halcón peregrino también pegó un par de pasadas sobre el mirador antes de desaparecer entre los cortados... La nota herpetológica la pusieron los tritones ibéricos.

Salto del Gitano

Buitres leonados (Gyps fulvus)

Alimoche (Neophron percnopterus) y Buitre leonado (Gyps fulvus)

Buitre negro (Aegypius monachus), joven

Halcón peregrino (Falco peregrinus)

Tritón ibérico (Lissotriton boscai)

Después de dar una vuelta, con las luces del atardecer, las águilas perdiceras finalmente hicieron acto de presencia recompensándonos con unas lujosas observaciones, las mejores de la especie para mí hasta la fecha.

Águila perdicera (Aquila fasciata)

Aquí la foto de equipo. Miguelito se nos escapó justo antes de decidir sacárnosla, pero para la siguiente no nos puede faltar.

De izquierda a derecha: Miguel Rodríguez, el que escribe e Ismael Romero

Y mientras tanto, un bando de grullas le ponían sonido a la despedida...

Grullas comunes (Grus grus)

Nada más que contar por hoy...
¡Gracias por visitar el blog!


domingo, 10 de marzo de 2019

Febrero primaveral en Salamanca

A finales de febrero estuve por Salamanca, donde una vez más Miguel y su familia me dieron cama y mesa. Las temperaturas de aquellos días fueron más propias de una primavera avanzada que del invierno, y las aprovechamos como pudimos.

Arribes del Duero

El día posterior a mi llegada se lo dedicamos enteramente a los Arribes del Duero, donde visitamos algunos sitios nuevos para mí y otros a los que no acudía desde la primera vez que vine a Salamanca, es decir, hace ya un buen puñado de años.

Buitre leonado (Gyps fulvus)

Más de 100 lúganos y el descubrimiento de una nueva población del pequeño helecho Ophioglossum lusitanicum fueron de lo mejor para Miguel.
Yo sin embargo me quedo con la Mariposa del almez para el primer puesto del podio, especie escasa de la que contamos cuatro ejemplares distintos.

Lúganos (Spinus spinus)

Ophioglossum lusitanicum (y por la derecha asoma un Isoetes histrix)

Mariposa del Almez (Libythea celtis)

El repertorio de mariposas resultó francamente variado para las fechas, rematando con una solitaria oruga de Atlantarctia tigrina. Con un elanio y unas perdices dándose un "baño de tierra" en mitad de la pista nos fuimos de Arribes.

Atlantarctia tigrina

Elanio común (Elanus caeruleus)

Perdiz roja (Alectoris rufa) dándose un "baño de tierra"

Durante la mañana siguiente sacamos algunos de los primeros cernícalos primilla de la temporada en el Azud de Riolobos y le dedicamos varias horas a los picos menores de Alba de Tormes, muy agradecidos una vez que se les localiza.

Cernícalo primilla (Falco naumanni), macho


Cormoranes grandes (Phalacrocorax carbo)


Pico menor (Dryobates minor)

Al atardecer nos dirigimos a Aldealengua, donde con la caída del sol los escribanos palustres de los alrededores acuden a un modesto sector de espadañas de la localidad para pernoctar, formando un dormidero en toda regla.

Aldealengua


Escribanos palustres (Emberiza schoeniclus)

Hace dos meses Miguel llegó a contabilizar cerca de 400 individuos entrando a dormir a lo largo de la última hora de luz del día. En esta ocasión la cifra se había reducido algo pero seguía siendo bastante notable (al menos a mí 217 escribanos me parecen números destacables). Resultó cuanto menos curiosa la aparente ausencia de machos adultos... En el siguiente VÍDEO os resumo el espectáculo.



Dormidero de Escribanos palustres (Emberiza schoeniclus),VÍDEO

Multitud de trigueros y el rascón y el pechiazul de las fotos fueron otros en unirse a la fiesta. Ya por la noche, un recorrido en busca de rapaces nocturnas culminó con una lechuza y la sensacional observación de un cárabo.

Rascón europeo (Rallus aquaticus)

Pechiazul (Luscinia svecica)

Cárabo común (Strix aluco)

La jornada siguiente la pasamos en la FIO de Monfragüe, pero como eso ya es material de otra entrada me despediré por hoy con una muestra de las grullas del embalse de Santa Teresa. Otro regalo para la vista y el oído...

Grullas comunes (Grus grus)

Y nada más que contar...
¡Espero que os haya gustado!


jueves, 28 de febrero de 2019

Breve visita a Santoña

Hace casi dos semanas César Díez y José María Ayuela se pasaron por el Cantábrico y me animé a darme una vuelta con ellos. Tras un breve recorrido por Santander en el que pudimos disfrutar de colimo ártico y serretas medianas nos dirigimos a Santoña, donde pasaríamos el resto de la tarde.

El Sorbal

Comenzamos echándole un ojo a las charcas del Sorbal, donde buscamos sin éxito al famoso porrón bola que parece habernos abandonado ya... Sin embargo no fue en vano, pues nos deleitarnos con multitud de otras especies tales como la icónica focha leucística o el pato colorado que lleva una temporada por la zona.

Focha común (Fulica atra), leucística

Pato colorado (Netta rufina)

Porrón europeo (Aythya ferina)

Porrones moñudos (Aythya fuligula)

Gaviotas cabecinegras (Ichthyaetus melanocephalus)

En la marisma de Bengoa dimos con varias espátulas y entre ellas otro de los protagonistas de esta temporada invernal: el ibis sagrado.

Espátulas comunes (Platalea leucorodia)

Ibis sagrado (Threskiornis aethiopicus)

Más tarde nos dirigimos a la plaza de toros de Santoña. Una vez en su interior realizamos una larga espera con la esperanza de ver algún bisbita costero, pero al no presentarse ninguno salimos a echarle un vistazo al puerto pesquero que por algún motivo se encontraba abarrotado de gaviotas en esos momentos.

Puerto pesquero de Santoña

Gaviota argéntea (Larus argentatus)

Las gaviotas se apelotonaban en el borde del muelle mirando hacia el agua donde pescaban activamente los cormoranes, y cuando alguno lograba sacar algún pez a la superficie se abalanzaban ferozmente sobre él para intentar usurpárselo.
En el vídeo veréis que de hecho casi lo consiguen, pero el cormorán finalmente logra recuperarlo contra todo pronóstico.


Gaviotas intentando arrebatarles un pez a los Cormoranes

Minutos después varios operarios de la lonja arrojaron numerosas piezas de pescado sobre el muelle, algo que las enloqueció a todas... ¡Un desmadre!


Gaviotas (Larus sp.) en la lonja de Santoña

Rematamos el día en el observatorio de La Arenilla. Aquí nos encontramos con el archiconocido macho de eider que ya lleva varios años entre nosotros.
Parece que las 10 hembras que actualmente merodean por el estuario no son un estímulo suficiente como para renunciar a sus costumbres, y durante la pleamar se separa de ellas para descansar en su islote favorito... Con suerte este puede ser el invierno en el que finalmente se desperece y nos abandone para cumplir con sus "obligaciones biológicas" en tierras más norteñas.

Eider común (Somateria mollissima), macho

Ya de vuelta desde la carretera, la estampa de las barnaclas carinegras volando en la lejanía frente a Laredo nos daba la despedida...

Barnaclas carinegras (Branta bernicla)

Y nada más que contar...
¡Espero que os haya gustado!