lunes, 2 de septiembre de 2013

Secretos nocturnos del intermareal...

El pasado 21 de agosto, Costa Quebrada organizó una salida nocturna al intermareal de la Arnía. Durante la noche los animales de estos ambientes se vuelven más confiados, y además es posible descubrir a algunos de sus habitantes de costumbres más reservadas.
Comenzamos en la playa de la Arnía, donde la visión de la costa bañada por la luz de la Luna era espectacular. Otra ventaja más de venir por la noche.


Las lapas vulgares fueron las protagonistas de este sector, y nuestros "guías" nos contaron varias curiosidades a cerca de la biología de estos moluscos.

Lapas vulgares

Nos propusieron encontrar alguna de las más raras lapas punteadas, y tras un rato de búsqueda conseguimos encontrar hasta tres ejemplares.

Lapa punteada

Había bastantes caracolillos de por medio...


Caracolillos

También vimos muchísimas de las conocidas bellotas de mar.
Hasta ahora yo siempre había pensado que eran parientes de las lapas, pero resulta que son crustáceos, como las gambas, que en las primeras etapas de su vida sufren una extraordinaria metamorfosis.

Bellotas de mar

También encontramos una estrella de mar fuera del agua y parcialmente enterrada en arena, donde seguramente moriría, de modo que la recogimos en la bandeja de muestras para soltarla más tarde en el intermareal...

Estrella de mar

De modo que finalmente bajamos al famoso intermareal, dispuestos a explorar cada una de las espectaculares pozas que se forman aquí al bajar la marea.


Buscando en una de las pozas...

En el intermareal se diferencian tres niveles. El nivel superior es el que menos tiempo pasa a lo largo del día cubierto por el mar, de modo que aquí habitan los animales mejor adaptados para la vida a escasa profundidad. Tal es el caso de los cangrejos, como las mulatas y los cámbaros. Ambas especies se diferencian bien por la forma de su caparazón, cuadrado en el caso de las primeras y más redondeado en los segundos (en las siguientes dos fotos se ve claro).

Mulata

Cámbaro

Cámbaros (los grandes) y mulatas (las pequeñas)

También encontramos algunos mazurcanos, identificables por las vellosidades en las patas de algunos ejemplares y, sobretodo, por el gran tamaño de sus pinzas.

Mazurcano

El nivel litoral medio ya es otro mundo. Aquí la profundidad de las pozas es mayor y abundan las algas calcáreas, como las hojas de piedra y los cerebritos, las cuales pueden llegar a formar estructuras tipo arrecife.

Hoja de piedra

Cerebritos

En estos "mini-arrecifes" abundan las quisquillas o también llamadas esquilas.


Esquila

Aquí encontramos una simpática estrella de capitán, bastante pequeña en comparación con su prima mayor la estrella de mar.

Estrella de capitán

Estrella de mar y estrella de capitán

Los realmente abundantes eran los erizos de mar, que literalmente tapizaban el fondo de cada una de las pozas y canales del intermareal.


Erizos de mar

Hay dos peces muy bien adaptados a este peculiar ecosistema, los blenios y los gobios, siendo estos últimos los que mejor se dejaron ver...



Gobios

El intermareal cumple la función de "guardería" para los alevines de numerosas especies, que crecen aquí a salvo de los peligros de mar abierto.
Entre otros, encontramos alevines de sulas, sargos y mugiles. Éstos últimos son fácilmente reconocibles porque tienen la rara costumbre de nadar con la cola torcida, como podéis ver en la foto, hecho que desaparece con la edad.

Gobio rodeado de sulas

Mugil (alevín) con su característica "cola torcida"

Mugil (jóven)

Otras criaturas curiosas son los tomates de mar. Hay distintas variedades de color para esta especie; aquí encontramos la variedad roja y la verde, pero en otros sitios es posible encontrar la variedad amarilla.

Tomate de mar (variedad roja)

Tomate de mar (variedad verde)

Finalmente alcanzamos el nivel inferior, donde viven las especies más parecidas a las que pueden encontrarse en mar abierto. Un ejemplo son las famosas anémonas, también conocidas como ortigas de mar. Al igual que los tomates de mar, las anémonas también presentan dos variedades de color, la verde y la rosa (aunque los ejemplares rosas de la foto no lo parezcan mucho).

Anémonas/Ortigas de mar (variedad verde)

Anémonas/Ortigas de mar (variedad rosa)

Entre la gran diversidad de algas del lugar había una que llamaba poderosamente nuestra atención, la Cystoseria tamariscifolia. Se trata de un alga parda que cuando está en el agua posee unas espectaculares iridiscencias azules, característica que se desvanece al sacarla de su medio...

Bifurcaria bifurcata (izquierda), Cystoseria tamariscifolia (centro) y Codium tomentosum (derecha)

Aquí encontramos una nécora (con la que hicimos pleno de cangrejos) y una pequeña caracola, que a pesar de su nombre tiene un buen tamaño.

Nécora

Pequeña caracola

Los animales más llamativos habitan en esta parte del intermareal. Uno de ellos es el pulpo, pero el pequeño ejemplar que descubrimos se ocultó en una grieta de donde no hubo manera de hacerlo salir. Otro ser igualmente fascinante y que sí que se dejó ver a placer fue este cabracho; llama la atención su mimetismo que unido al efecto del agua lo hacen casi invisible...


Cabracho

Y para terminar he dejado a las joyas de la corona, literalmente, pues se trata de las anémonas joya. Estas diminutas y verdes anémonas suelen vivir a una profundidad mínima de 10 metros, por lo que es rarísimo y a la vez curioso encontrarlas aquí. Las de la foto son la única colonia que los de Costa Quebrada tienen localizada en todo el intermareal... ¡Un privilegio!

Anémonas joya

Y con ésto finalizó la salida. Como último detalle nos regalaron unas fichas para que podamos identificar a las especies cuando visitemos el intermareal por nuestra cuenta, cosa que habrá que hacer, pues hay un montón de bichos chulos que me muero por ver (chafarrocas, sastres, babosas de mar...).


No podía terminar sin darle las gracias a Olga Pérez, compañera de andanzas de la SEO sin la cual no hubiese podido asistir a este evento.
Y para despedirme una foto de la Luna, causante de las mareas y por ello creadora de este privilegiado ecosistema y de la vida que en él se desarrolla.


18 comentarios:

  1. Estupenda entrada Alberto.
    La primera imagen se sale.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Arturo. Las noches con Luna sí que se salen, vale más vivirlo que verlo en fotos.
      Saludos

      Eliminar
  2. Dos entradas nocturnas seguidas, una tan diferente de la otra. Esta claro que por la noche también hay mucha vida como nos has demostrado.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buf, pues aún tengo más salidas nocturnas acumuladas, pero las distanciaré un poco para no ponerlas todas juntas.
      Yo personalmente disfruto más en las salidas nocturnas que en la mayoría de diurnas...
      Saludos

      Eliminar
  3. Jejeje... no hay de qué, Alberto!! Hubiera lamentado que te lo perdieras. Ya sabes que encantada de compartir contigo.
    Qué bien el reportaje, porque aunque ya me conozco la mayoría, apuntas algunas cosa que no conocía. Y el cabracho le veo gracias a ti, que en ese momento yo estaba en otra zona.
    Tu foto de las anémos joya es eso, "una joya", porque estaban muy profundas en la grieta y a simple vista no se apreciaban. Las he visto en la web y son espectaculares. Qué bueno tener estas en la Arnía!!
    Nos vemos el año que viene en el mismo sitio? Me temo que sí ... ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olga! Tenías razón, estas salidas de Costa Quebrada están geniales, no me extraña que se agoten tan rápido las plazas. Las salidas nocturnas de por sí ya me encantan, y ha sido una gozada poder descubrir este mundillo nuevo, del que espero seguir aprendiendo y seguir explorando.
      También es una gozada que el agua marina sea tan transparente que se puedan ver y fotografiar tan bien a los habitantes del intermareal, como decía Gustavo "un laboratorio natural al alcance de todos".
      Para el año cuenta también conmigo, jeje, para esta salida y para todas las de intermareal :)
      Saludos

      Eliminar
  4. Esta entrada me ha encantado, me ha traído muchos recuerdos de cuando era pequeño y leía muchas cosas sobre la fauna de la orilla del mar...
    Con un cabracho y todo, a saber qué más podría andar por allí mimetizado.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si te interesa el verano que viene hacemos alguna de éstas, que hay bichos chulísimos en este sitio, ya te enseñaré...
      Saludos

      Eliminar
  5. El intermareal es un mundo complejo y un gran desconocido para la mayoría de los aficionados a la naturaleza, entre los que 'Ojolince y Sra.' nos incluímos y... no por ganas e interés.
    Nos has hecho un resumen conciso y bien complementado gráficamente, con el que nos hemos hecho una idea de lo que aún nos queda por descubrir y por aprender.
    Las anémonas joya, realmente lo son !vaya preciosidad!
    Un saludo amigo Alberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta ahora el intermareal también era relativamente desconocido para mí, pero cuando empiezas a ponerle nombre y apellidos a cada una de las especies que encuentras te engancha... ¡Y de qué manera!
      Saludos

      Eliminar
  6. Una gran experiencia, desconocía a las anemonitas del final.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como para conocerlas, son de lo más raro que hay para los que no buceamos...
      Saludos

      Eliminar
  7. Una entrada fascinante! me ha gustado mucho y he aprendido tambien .Muy buena iniciativa de Olga, que privilegio!
    Esa zona por mi prospectada de chaval y ahora siempre esperando ver criaturillas varias!
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que a poco que cuente algo se aprende. Hasta que no haces una salida de éstas no te das cuenta de lo increíble que parece que algo tan cercano a nosotros resulte tan desconocido.
      Saludos

      Eliminar
  8. Yo también me apunto al club de los "ignorantes del intermareal". Gracias por compartirlo y enhorabuena por las fotos.

    ResponderEliminar
  9. Ya verás las salidas nocturnas que se pueden hacer por el barrio humedo de León...

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se exactamente a qué te refieres, pero ya lo averiguaré jajaja.
      Saludos

      Eliminar