domingo, 22 de noviembre de 2015

Mariposas de Peñacabarga II

Hace dos años, en 2013, publiqué una entrada (ver aquí) a cerca de las mariposas que pueden verse en la cima de Peñacabarga, ligadas a las zonas de prados abiertos salpicados de cardos azules.
Desde entonces le cogí mucho más aprecio a este lugar y seguí buscando lepidópteros aquí, proponiéndome sacar todas las especies que me fuesen posibles centrándome en esta ocasión en el matorral de la ladera sur, compuesto principalmente por tojos y algún parche de encinar de bajo porte.

Ocelos azules (Minois dryas)

Y si en la otra entrada comencé con una especie tan especial como la Espejitos (Heteropterus morpheus), hoy lo haré con la joya de la corona de este lugar:
la Ocelos Azules (Minois dryas), mariposa escasa que en la península sólo vuela en puntos muy concretos de la cornisa cantábrica.
La encontré aquí hace años, proporcionándome una observación muy breve. Desde entonces volví muchas veces para intentar volver a verla, sin éxito, siendo la "culpable" de que les haya prestado tanta atención a las mariposas de Peñacabarga, hasta que este 2015 al fin pude disfrutar de ella a placer.

Ocelos azules (Minois dryas)

El envés de la Pedregosa (Lasiommata maera) es uno de los más bonitos.
Por aquí también vuela su prima cercana la Saltacercas (Lasiommata megera), además de otra especie relativamente semejante y común: la popular Mariposa de los muros (Pararge aegeria).

Pedregosa (Lasiommata maera)

Saltacercas (Lasiommata megera)

Mariposa de los muros (Pararge aegeria)

Uno de los grupos más numerosos y más frecuentes es el de los "lobitos", con el Lobito agreste (Pyronia tithonus) como máximo representante, seguido de la Loba (Maniola jurtina), de llamativas hembras y oscuros machos.
Otras dos serían la pequeña Níspola (Coenonympha pamphilus) e incluso la Mancha leonada (Coenonympha arcania), especie que me costó encontrar debido a su querencia por otro tipo de ambientes más húmedos.

Lobito agreste (Pyronia tithonus)

Loba (Maniola jurtina)

Níspola (Coenonympha pamphilus)

Mancha leonada (Coenonympha arcania)

Otro archiconocido lepidóptero es la Limonera (Genopteryx rhamni), muy puñetera para las fotos ya que suele posarse más bien poco.

Limonera (Genopteryx rhamni)

Me ha mosqueado bastante que a parte de la Espejitos (Heteropterus morpheus) sólo he sido capaz de encontrar un hespérido más, la Dorada orla ancha (Ochlodes venatus), y eso teniendo en cuenta lo numerosa que es esta familia.

Dorada orla ancha (Ochlodes venatus)

Más numerosa aún es la de los licénidos, aunque estos pequeñajos han sabido dejarse ver bastante mejor. Y a pesar de resultar algo fastidiosos a la hora de identificar, pocos grupos resultan tan entretenidos de ver en el campo.
Entre las de la primera entrada y las de ésta suman unas cuantas especies...

Náyade (Celastrina argiolus)

Canela estriada (Lampides boeticus)

Gris estriada (Leptotes pirithous)

Niña celeste (Lysandra bellargus)

Niña coridón (Lysandra coridon)

Ícaro (Polyommatus icarus)

Naranjitas rabicorta (Everes argiades)

Morena (Aricia cramera)

Una de las mariposas de gran tamaño que resultaron más frecuentes fue la Adipe (Argynnis adippe), muy emparentada con la Nacarada (Argynnis paphia), y fácil de confundir con ésta al primer golpe de vista.

Adipe (Argynnis adippe)

Otras difíciles de distinguir son la Perlada rojiza (Boloria euphrosyne) y la Perlada castaña (Boloria selene), siendo más sencillo identificarlas viéndoles el envés. Este grupo es a ciencia cierta el que más se me atraganta...

Perlada rojiza (Boloria euphrosyne)

Perlada castaña (Boloria selene)

Y para terminar he dejado a las especies más conocidas y familiares:
Vanesa común (Vanessa atalanta), Blanca esbelta (Leptidea sinapsis), Blanquita de la col (Artogeia rapae) y Colias común (Colias crocea).

Vanesa común (Vanessa atalanta)

Blanca esbelta (Leptidea sinapsis)

Blanquita de la col (Pieris rapae)

Colias común (Colias crocea)

Todavía queda mucho de Peñacabarga por conocer, como el bosque y pastos de la parte baja, con puntos de agua y de ambiente más fresco.
Por ello, la próxima primavera-verano intentaré recoger el material necesario para publicar una tercera entrega a cerca de las mariposas de este enclave.

4 comentarios:

  1. Vaya baraja variada de mariposas. De importantes bioindicadores elegantes al servicio de las especies forestales que pueblan los campos y montes. Gracias a ellas, las abejas y ciertos coleópteros, muchas especies forestales se reproducen y se expanden por sus ecosistemas.
    Enhorabuena por el artículo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Qué recuerdos más guapos me trae, hay que ver la que nos trajimos buscando la espejitos y la guarra esta de los ocelos.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para las ocelos encontre un sitio de Peñacabarga en el que se ven bastante mejor que en el que estuvimos, te lo tengo que enseñar cuando vengas jeje
      Saludos

      Eliminar