sábado, 26 de mayo de 2012

Primeros vuelos...

Como decía en la entrada anterior, los halcones de mi calle han tenido tres pollos, el mismo número que sacaron el año pasado.

Pollos de halcón peregrino

Dos de ellos aún permanecen en el nido, mientras que el restante, el más precoz, ya anda haciendo galas de sus habilidades para el vuelo y se pasa el día explorando los tejados de los edificios cercanos.

Pollo de halcón peregrino

Sus hermanos aún no se han decidido a lanzarse al vacío, pero gracias a sus padres y el estímulo de sus presas naturales lo harán muy pronto.

Pollos de halcón peregrino

Bajo la continua vigilancia de su madre fortalecen la musculatura de sus alas, lo que les preparará para el gran momento.

Halcón peregrino supervisando a sus pollos

Pollo de halcón peregrino ejercitando sus alas

Mientras tanto, parece que papá ha cazado algo y lo despluma en el edificio de enfrente, a la vista de los pollos, cuyas ganas de comer los vuelve eufóricos. 


Halcón peregrino desplumando una presa

La impaciencia puede con el pollo precoz y se lanza volando hacia su progenitor. Sin embargo, su vuelo no es aún perfecto y una inoportuna racha de viento le hace perder altura, por lo que se ve obligado a aterrizar en la ventana de uno de los vecinos del edificio.


Pollo de halcón peregrino

Tras un rato, gracias a los ánimos de su madre, remontó el vuelo de nuevo y regresó al punto de partida, a la espera de que sea la comida quien vaya a él.

Pollo de halcón peregrino

10 comentarios:

  1. Las rapaces que crían en ciudad son una maravilla, ojalá hubiese más. En Gijón todos los años los cernícalos vulgares crían delante del colegio de mi hijo, en la parte exterior de la caja del ascensor de un edificio, y es una gozada seguir todo el proceso, desde los vuelos "románticos" de los papás hasta el día que ves a toda la familia volando junta.

    ResponderEliminar
  2. Qué bien suena eso de los Halcones de mi calle... Quien los tuviera en el alféizar de la ventana.. Muy bonitas las imágenes.. Un saludo desde Madrid

    ResponderEliminar
  3. Que envidia de vecinos que te gastas por ahí, no como los que yo soporto día a día por aquí, saludos.

    ResponderEliminar
  4. Amigo Alberto, sólo te puedo dar las gracias por compartir este magnífico documento con todos nosotros.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  5. ¡Bien! Esperaba con muchas ganas el seguimiento de la nueva generación de halcones.
    Gracias por hacernos espectadores a nuestro modo del curso de la vida.

    ResponderEliminar
  6. Si señor, Alberto me gusta ese seguimiento de tus "apadrinados" seguimos atentos a sus evoluciones amigo.
    ABRAZOS,Lolo

    ResponderEliminar
  7. preciosa entrada de los halcones
    que suerte tenerlos tan cerquita y poder seguir su crecimiento
    saludos

    ResponderEliminar
  8. Menudas vistas que tienes Alberto!!
    Estan muy guapos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Menudo privilegio, que buena!

    Por cierto sabes algo de la enfermedad que esta afectando a los peregrinos, que les hincha los ojos y luego mueren??

    Saludos camperos!

    ResponderEliminar