miércoles, 23 de octubre de 2013

Mar adentro en busca de pelágicas...

El pasado día 13 salimos en barco a alta mar desde Santander, dejando atrás la costa para avistar aves pelágicas en las aguas del Cantábrico.

Gran concentración de gaviotas tras el barco

Como suele hacerse, al salir de la bahía comenzamos a arrojar pedazos de pan por la popa para atraer a las gaviotas de la colonia de la Isla de Mouro.
Esta tremenda cantidad de gaviotas es muy visible por otras aves marinas que no dudarían en acercarse a investigar los alrededores del barco...

Gran concentración de gaviotas tras el barco

Gaviotas patiamarillas

Contamos con la grata presencia de una gaviota cana. Aun me sorprende la gente capaz de reconocer un bicho así entre semejante revuelo de gaviotas.

Gaviota cana

Había alguna anillada entre la multitud, como esta patiamarilla guipuzcoana.

Gaviota patiamarilla anillada

La actividad de las gaviotas pronto atrajo a nuestras primeras pelágicas, los alcatraces, momento en el que ya se sustituyó el pan por "chum".
Para el que no lo sepa, el "chum" es un preparado de pescado machacado empapado en aceite que vuelve locas a las aves marinas.  


Alcatraces atlánticos

No nos habíamos alejado mucho cuando un grupo de delfines comunes se acercó al barco, pero sólo dejaron ver alguna aleta y se alejaron nadando. Luego ocurrió lo mismo con unos delfines mulares, aunque estos nos regalaron un par de saltos antes de desaparecer; no estaban muy juguetones aquel día, la verdad.
(Le agradezco a Carlos Sáinz la foto de uno de los mulares).

Delfín mular

Al rato, las primeras pardelas baleares se unieron a la fiesta...

Pardela balear

...y al poco tiempo, también recibimos alguna que otra pardela sombría.
No pudimos contar con ninguna capirotada en esta ocasión, pero al menos las especies que acudieron lo hicieron en números razonables.


Pardelas sombrías

Pasaba el tiempo en alta mar y la ausencia de págalos comenzaba a ser preocupante. Ya se empezaba a escuchar que si no habían aparecido ya es que no los había, pero entonces alguien gritó "¡Págalo grande!". Y efectivamente, un gran skua comenzó a causar el pánico entre las gaviotas, persiguiéndolas sin piedad con el objetivo de robarles su pescado, aunque para ello tuviese que hacérselo regurgitar. (Foto cortesía del amigo Pepe Velasco).

Págalo grande

Tras el tremendo alivio que supuso la ansiada aparición del gran pirata apareció uno de sus parientes menores, un joven págalo parásito.
También nos brindó algunos buenos momentos al hostigar a otras aves, aunque a diferencia del págalo grande éste suele intentarlo más con las gaviotas pequeñas (reidoras, cabecinegras) o con los charranes.

Págalo parásito

Pero ante todo, los ya mencionados alcatraces fueron los indiscutidos protagonistas de salida. Como de costumbre en buenos números, con gran variedad de plumajes de edad y dejándonos a todos con la boca abierta por medio de sus potentes vuelos o sus alucinantes picados.




Alcatraces atlánticos

Me he ahorrado las fotos de los picados para en su lugar mostrároslos en el siguiente vídeo que he montado, amenizado con un poco de musiquilla, eso sí.

Alcatraces atlánticos

El viaje tocaba a su fin, y a medida que nos acercábamos de nuevo a la bahía la gran mayoría de las aves nos fueron abandonando, quedándose atrás...

Cormoranes moñudos

Y aquí terminó todo, llenos de satisfacción y con los cormoranes moñudos observándonos desde su atalaya rocosa en esa joya que es la Isla de Mouro.
Otra salida pelágica para recordar y para seguir repitiendo año tras año.

Isla de Mouro

PD: también se observaron un alca, un bisbita en migración y un pez luna.

11 comentarios:

  1. Una salida genial, llena de fauna totalmente desconocida por mí, y añadiendo el espectáculo de los págalos en persecución y los picados de los alcatraces.
    También me gustaron los venados en la niebla, que no me di cuenta de comentar al final.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo de estas salidas nunca me canso, entre las aves y los cetáceos siempre te llevas alguna alegría y buenos momentos.
      Saludos

      Eliminar
  2. Pues que te voy a decir una asignatura pendiente , despues de santonia mi sigueinte deseo pajaril turistico,,,,una gozada bien explicada y mostrada.
    saludos camperos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez te coincida alguna salida pelágica cuando vengas este invierno a Santoña. Como ya te dije, te mantendré informado...
      Saludos

      Eliminar
  3. Que bien que lo pasasteis, este año me quedé, por distintas circunstancias, sin salir mar adentro y lo echo de menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, así el año que viene lo disfrutarás aún más, jeje.
      Saludos

      Eliminar
  4. Las aves marinas son todo un enigma para mi pero viendo entradas como esta empiezo a verlas de manera diferente. Este pasado fin de semana he estado en Asturias y he visto algunas de mis primeras aves marinas como paiño común, alcatraz o colimbo grande. Son todo un descubrimiento para mi. Un saludo. y enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las aves marinas "enganchan", desde luego.
      Saludos

      Eliminar
  5. Muy guapas la fotos de alcatraces y la del delfín.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. muy bonita la salida,que de aves marinas .saludos

    ResponderEliminar