lunes, 4 de noviembre de 2013

Por los montes de Ourense...

El fin de semana antes de asentarme definitivamente en León, lo pasé con mis padres en el pueblo de unos amigos en Galicia.

Mariposa del madroño

Esta bonita mariposa del madroño la encontré junto con otros dos ejemplares de la especie en un mirador que pillaba de camino a nuestro destino, Riomao, desde el cual había unas buenas vistas de la villa de O Barco.

Mariposa del madroño


O Barco visto desde el mirador

Riomao es un pueblo diminuto muy apartado y bastante incomunicado, perdido en lo profundo de los montes de Ourense, y por todo ello perfectamente integrado en la naturaleza. Tal es así que, según nos comentaron, no es raro encontrarse con un jabalí en medio del pueblo.

Manto bicolor

Nuestros amigos nos contaron que había un tramo de la carretera que lleva a Riomao en el que casi siempre se ve un bando de perdices...
...y fue nada más decirlo cuando aparecieron.




Perdices rojas

Por la tarde fuimos a un pueblo cercano para visitar el nacimiento de un río, y allí encontré una culebra de collar nadando desesperada por salir de las frías aguas de una especie de pozo natural cuya única salida era una pequeña cascada, pero al parecer no le hacía gracia esa alternativa. Por supuesto no dudé y la ayudé a salir de ahí, llevándome unas cuantas fotos de recuerdo...




Culebra de collar

El Sol comenzó a ponerse y fuimos pensando en regresar a Riomao.



Siendo ya de noche contábamos con ver algún grupo de jabalís alimentándose junto a la carretera, cosa que según nos contaron resulta de lo más habitual, pero en esta ocasión no tuvimos esa suerte.
Ya en el pueblo nos acercamos a una casa donde crían unas lechuzas, pero los pollos habían volado hace quince días (lástima). Aún así uno de los adultos salió a nuestro encuentro y disfrutamos brevemente de él.
Cabe destacar la tremenda cantidad de sapos que me encontré por las calles del pueblo; se nota que aquí es una especie de lo más abundante.


Sapos comunes

Por si esto supiese a poco, una pareja de cárabos comenzó a reclamar desde el mismo centro del pueblo. Fue imposible sacarles foto alguna, pero les hice este vídeo en el que se puede escuchar a ambos miembros de la pareja.

Cárabos comunes

Nos pusimos rumbo a O Barco, donde dormiríamos esa noche. Por el camino se nos cruzó un zorro, y en una parada que hicimos se escuchaban muchos sapos parteros, pero sus notas eran claramente diferentes a las de los comunes, por lo que estoy seguro de que se trataba de sapos parteros ibéricos.


Pero aquí no quedó todo, ya que bajando por una zona de matorrales y monte bajo apareció un BÚHO CHICO. Se quedó sin foto, pero fue la observación que más ilusión me hizo, pues además de bimbo se trata de la especie que más ganas tenía de ver y que más tiempo llevaba buscando. ¡¡Por fin!! 

12 comentarios:

  1. Fantástica entrada Alberto.Felicidades por ese búho chico.
    Salu2
    Javi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Javi. Lo del búho me hizo mucha ilusión...
      Saludos

      Eliminar
  2. No sé por qué, pero hasta hace poco intentaba entrar y me salía que no había ninguna entrada.
    Qué buena variedad de bichejos, con los pollos de perdiz corriendo por el carril igual que en Andújar y esa novedad del búho chico, ¡enhorabuena!

    PD: perracooooo (por la mariposa de los madroños, you know).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que sin querer la publiqué antes de redactarla y nada más darme cuenta la borré. Imagino que será por eso...
      Si que hubo variedad faunística, hubiese sido genial haber podido fotografiarlos a todos (lechuza, búho chico, cárabo, zorro, sapos parteros...). Al menos pude sacar a la mariposa del madroño para afilarte los dientes, jajajaja.
      Saludos

      Eliminar
  3. Esos pueblecitos de tierras orensanas son una verdadera maravilla y más en lo que a naturaleza se refiere. Fíjate todo lo que nos relatas que has visto en un sólo finde!
    Que joya la Charaxes jasius... 'Ojolince y Sra.' sólo la hemos visto una vez y no pudimos sacarle buenas fotos. Las tuyas... preciosas, al igual qie las de la culebra de collar.
    Enhorabuena por la crónica.
    Un acierto la elección de esos atardecedes y la luna para el cierre.
    Un saludo de 'Ojolince y Sra.'

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad lo de esta entrada pertenece todo a un mismo día.
      La mariposa del madroño atrajo mi atención nada más cruzarse con mi mirada. Es realmente bonita, parece que fuese un papiliónido, jaja.
      Saludos

      Eliminar
  4. Gusta leer cómo cuentas lo que vas encontrando en tus viajes.
    Buenas tomas, y que te salgan así esas perdices ... -pues que los hay con suerte-
    ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  5. Que passeio mais fantástico você fez! Resultou em momentos magníficos bem vistos por essas imagens espetaculares! E que sorte a sua ter visto o pequeno búho. A imagem mais bonita com certeza ficou gravada na sua retina.
    Que lua tão bonita...
    Beijos e flores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Si que estuvo bien, con buenos momentos, sin duda...
      Saludos

      Eliminar
  6. Ese Buho chico.....mi avatar...je je!!
    Una preciosa entrada, domde me ha gustado mucho esa mariposa tan colorida y esas perdices que es un lujo poder verlas vivas y corriendo.
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El del búho chico fue un avistamiento breve pero muy emocionante. Aspiro a sacarle algún día una foto tan buena como la tuya, jeje.
      Estuvo muy bien el día, con tantas buenas observaciones que fue imposible documentarlas todas con fotos :)
      Saludos

      Eliminar