domingo, 3 de agosto de 2014

De Murias a la cumbre del Tambarón

Había que despedir el curso en León y el Pico Tambarón era una estupenda opción, de modo que me dispuse a subirlo acompañado por un buen amigo de la zona realizando una larga ruta que comenzaba en Murias de Paredes.


Digitalis purpurea

Acentor común

De Murias seguimos hasta el Puerto de la Magdalena...

Puerto de la Magdalena

Escribano cerillo

Y de allí continuamos directos hacia el Tambarón, aunque aun no le veíamos...


Numerosos insectos y pájaros amenizaron nuestro paso a través de estos bellos paisajes: mariposas, escribanos, alguna que otra rapaz...

Oruga sin identificar...

Doncella sp.

Cruzando una zona de matorral de montaña encontramos un pajarillo muy especial: el escribano hortelano.



Escribano hortelano

Llegamos a un alto. Echando la vista atrás contemplábamos este paisaje:


Y mirando al frente, ya se veía el Tambarón...

Con el Tambarón al fondo...

Ahora ya solo nos quedaba continuar de frente, camino de la cumbre, y durante el ascenso pudimos ver muchas otras, como la imponente Peña Portilla.

Peña Portilla

Finalmente alcanzamos una de las dos cumbres del Tambarón, la más baja.
Llegar a la otra ya era pan comido...

En la cumbre baja del Tambarón

La cumbre alta del Tambarón

Siempreviva cantábrica (Sempervivum vicentei)

S. vicentei a punto de florecer...

¡¡Y hecho!! Por fin alcanzamos la cima (2102m).

Buzón de cumbres del Tambarón

Las vistas (como cabía esperar) eran soberbias, con una espectacular perspectiva del valle del Fasgarón.

Valle del Fasgarón

Entre la fauna de las alturas, destacar unas arañas muy chulas con el abdomen azul, alguna lagartija serrana y bastantes bisbitas alpinos.

Araña sin identificar...

Lagartija serrana

Bisbita alpino

Pero aquí no terminó todo, pues la bajada resultó igualmente interesante, dejando atrás la silueta del Tambarón y pasando por el nacimiento del río Omaña (a 1800m).


Pico Tambarón

Nacimiento del río Omaña

El recién nacido Omaña se abría camino bajo los neveros que encontraba a su paso, continuando en un complejo de pozas sorprendentemente limpias.




En estas pozas encontramos especies cuanto menos interesantes. Entre ellas la rana bermeja, primero renacuajos y más tarde ejemplares adultos.

Renacuajos de rana bermeja


Rana bermeja

También una libélula, la Libellula quadrimaculata.

Libélula de cuatro puntos

Y entre las plantas encontramos una de las especies más interesantes que hay: la drosera atrapamoscas, Drosera rotundifolia (una planta carnívora).


Drosera rotundifolia

Continuamos bajando monte a través por una zona de piornal hasta encontrar el camino de la ruta de Fuentes de Omaña, que ya nos llevaba directamente de vuelta a Murias.


Dactylorhiza maculata



Un avispero...

Y así termina esta ruta. ¡Hasta el curso que viene, Montaña Leonesa!


4 comentarios:

  1. Bonita ruta y excelentes fotografías, un saludo desde Castro-Urdiales, Alberto. Fauna Compacta blogspot.

    ResponderEliminar
  2. Otra fructífera salida por la montaña de León. Enhorabuena. Saludis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que la montaña leonesa cada día me gusta más, jeje.
      Saludos

      Eliminar