domingo, 29 de junio de 2014

Currucas tomilleras y más...

Tal y como anuncié en la entrada anterior, voy a hablar de alguno de los "bichos" que se dejan ver por la parte de arriba del Cantil de la Candamia, un lugar que aquí en León conocen con el nombre de Las Lomas.

Ciudad de León vista desde el Alto de la Candamia

Este páramo está constituido por amplios pastizales, con algunas zonas de matorral (la mayoría zarzas y espinos), además de algunos sectores de pinar.



Los trigueros y los pardillos son aquí de las especies más frecuentes. También se dejan notar otras como colirrojos, ruiseñores y diversas especies de fringílidos.

Triguero

Pardillo común

Colirrojo tizón

Ruiseñor común

El aláudido por excelencia de este enclave es la alondra totovía, muy cantarinas sobretodo a primeras horas de la mañana (antes de que apriete el calor).

Alondra totovía

Las zonas de pinos también acogen alguna que otra especie, siendo el mosquitero papialbo una de las más interesantes.

Mosquitero papialbo

Buscando aves perchadas en los cables eléctricos es relativamente fácil dar con los gorriones chillones y con los coloridos abejarucos.


Gorriones chillones


Abejarucos europeos

El hábitat es propicio para las tarabillas, y por eso aquí son tan abundantes.

Tarabilla común

Las rapaces no tienen demasiados representantes en el Alto de la Candamia. Cernícalos, milanos negros, algún ratonero y poco más...

Cernícalo vulgar

Milano negro

Desde que me acerqué por primera vez en invierno pensé que debía ser un buen sitio para alcaudones, y desde entonces los estuve buscando sin éxito. Y así ha sido hasta el último día, en el que me encontré varias parejas de alcaudones dorsirrojos (aunque mi verdadero objetivo era el alcaudón común).


Alcaudones dorsirrojos

De vez en cuando también se deja oír un tímido "cantante", el zarcero común.

Zarcero común

Pero si hay que hablar de aves tímidas éstas son sin duda las currucas, las verdaderas protagonistas de este lugar y también de esta entrada.


Aquí la variedad de currucas reproductoras es fantástica. Una de ellas es la curruca rabilarga, especie que en León resulta mucho más agradecida para la fotografía que en Cantabria, donde son más reservadas y huidizas.




Currucas rabilargas

Las currucas zarceras son muy frecuentes, y también se portan muy bien... 






Currucas zarceras

No podía faltar la curruca capirotada, para mí la curruca más común que hay.


Curruca capirotada

Otra que no falla es la curruca carrasqueña, aunque en realidad fue la curruca que más me costó encontrar. Tampoco lo puso fácil para sacarle las fotos...






Currucas carrasqueñas

Pero hay una especie de curruca considerada como "rara" que nunca pensé encontrar aquí, a tan solo 15 minutos andando desde la capital leonesa...


Me refiero a la "codiciada" curruca tomillera. Y no solo es que se la encuentre al lado mismo de León, sino que si se sabe dónde buscarla puede resultar sorprendentemente abundante. ¡Un privilegio en toda regla!





Currucas tomilleras

Y para terminar, algo diferente. Una mariposa, la musgosa...

Musgosa

...un reptil, el lagarto ocelado...

Lagarto ocelado

...y un mamífero, el zorro. También vi muchísimos conejos, pero se escabullían entre los matorrales en cuanto me veían y por eso no tengo fotos.



Zorro rojo

Y hasta aquí esta entrada. ¡Espero que os haya gustado!

14 comentarios:

  1. Hola Alberto. Vaya variedad que nos muestras. Desde luego te has currado las currucas. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Cuando vi que había rabilargas me puse a buscar otras especies de currucas, y quedé bastante impresionado por la variedad.
      Saludos

      Eliminar
  2. ¡Fabulosa crónica, Alberto!
    Menudo 'filón pajaril' que has encontrado en esa privilegiada zona tan cerquita de León.
    Las fotografías de las currucas (y demás especies) son espléndidas.
    Has conseguido animarnos a descubrir especies porque seguro que, en más baldíos de los que pensamos próximos a nuestras grandes urbes, hay mucha vida pendiente de ser avistada.
    Un saludo de 'Ojolince y Sra.'

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Como siempre un comentario muy motivador jeje ;)
      Saludos

      Eliminar
  3. No conocía esa variedad de currucas, me encantan esas dos primeras imágenes de la rabilarga; la capirotada me resulta simpática y muy bonita la mariposa musgosa.
    Me vienen muy bien estas entradas tuyas para aprender a identificar especies.
    Un saludo y buen verano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues aun hay más especies de currucas, pero claro no podían estar todas aquí jaja.
      Me halaga que utilices mi blog como una referencia jejeje.
      Saludos

      Eliminar
  4. Estupendas fotos y gran entrada con esas Currucas tan cerca de León. Se nota que tienes un ojo muy especial para las aves.
    Enhorabuena.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Gran entrada Alberto, a mi las currucas se me resisten mucho, y apenas tengo fotos de ellas, habrá que fijarse un poco mas y cambiar las rutas de paseo. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con las currucas como están todo el día escondidas primero se trabaja de oído, jejeje.
      Saludos

      Eliminar
  6. Qué buen repertorio de pajarines, y encima con tanta curruca, cuando lo más que percibo de ellas es el matraqueo que hacen escondidas en la maleza.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que dedicarles atención a las currucas, que son un grupo bien majo. Además por tu zona tendrás mirlonas y otras guapas...
      Saludos

      Eliminar
  7. Magnificas fotos y muy bien explicadas, enhorabuena.

    ResponderEliminar