viernes, 9 de noviembre de 2012

Autillos de verano...

Esta entrada corresponde a mediados de agosto más o menos, la última noche que le dediqué a los autillos este pasado verano. 


Los simpáticos pollos, ya a punto de abandonar el nido, estaban casi permanentemente asomados a la entrada de la caja nido, observando con curiosidad y sin perder detalle de lo que acontecía a su alrededor. La mayor parte del tiempo yo era el objeto de su atención.


Los adultos se dedicaban sin descanso a la caza, aportando al nido multitud de orugas, polillas, saltamontes, grillos, insectos palo, mantis, escarabajos...




En este vídeo se ilustran varias de las cebas que acontecieron aquella noche.


De repente, un mochuelo se deja oír en las inmediaciones y toda la familia de autillos se paraliza. El mochuelo es el competidor por excelencia del autillo, y si tuviese la oportunidad no dudaría en acabar con su pollada.  


En el siguiente vídeo se puede ver a uno de los adultos posado en una de las ramas del árbol donde se encuentra su nido. No se oye nada, sólo al mochuelo, y el autillo escucha en silencio tratando de localizarlo mediante el oído.
Se respiraba tensión en el ambiente...


Finalmente el trabajo conjunto de la pareja consiguió expulsar al intruso, regresando así la tranquilidad y retomando la labor de caza y ceba. 


Ahora toca esperar al año que viene para volver a disfrutar de las noches mágicas que estas aves te proporcionan con su mera presencia.
Quién sabe por dónde estarán ya a estas alturas del año...


10 comentarios:

  1. Increíble reportaje sobre el Autillo...tanto las fotos como el texto.

    UN Saludo.

    ResponderEliminar
  2. La vida que hay en las noches camperas... Y nosotros durmiendo. Hay que ponerle remedio. Muy buena esta crónica nocturna, Alberto.

    ResponderEliminar
  3. Geniales Alberto, una pena no poder ver los vídeos porque no me lo da la conexión.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Qué graciosos son!! En el vídeo del mochuelo parece muy tenso el autillo... bueno, no lo puede evitar, es su mirada.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Hola Alberto,
    Personalmente también he podido disfrutar de los autillos este verano, y es que la observación de las nocturnas es algo increíble para mí.
    Veo que no te han dejado ningún secreto, has podido ver los pollos, las cebas... y su interacción con la competencia! muy chulo el reportaje.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Y encima lo sacas volando, uffff. Me alegro mucho de haber visto en persona a los autillos de Santander, fue una oportunidad única de ver unas aves que normalmente permanecen frustrantemente invisibles.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Muy completo,da gusto ver la labor de seguimiento y conservacion con la especie.
    Las fotos guapisimas (mas video) y no habia caido en la comptencia y peligro del mochu!!
    A sueguir asi con esta especie!
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué guapa entrada Alberto! las fotos son geniales, el pollo se sale (y los videos claro). Veo muy complicada este tipo de fotografía nocturna con sujetos que se mueven. Enhorabuena!!

    ResponderEliminar
  9. Hola Alberto, muy buen reportaje, me ocurre igual que a Ramón con la fotografia nocturna, felicidades, por que son muy buenas fotos.
    Saludos.
    Lolo

    ResponderEliminar