domingo, 12 de abril de 2015

Postnupcial en el Embalse de Aguilar

Como la próxima entrada estará dedicada a una visita en época prenupcial a Aguilar de Campóo, he decidido mostrar antes esta otra de la misma zona correspondiente al paso postnupcial (septiembre de 2014).
De esta forma aprovecho también para mostrar los puntos claves para la observación de aves en este embalse, muy poco frecuentado por ornitólogos.

La Playa

Comenzaré por la zona conocida como La Playa, donde salvo algún chorlitejo grande y una garceta común no hubo nada interesante.
Los andarríos chicos son abundantísimos en todo el embalse, y por ese motivo no haré más mención a ellos en esta publicación.

Chorlitejo grande

Cormoranes grandes

Andarríos chicos

La zona "top" del Embalse de Aguilar es la cola de Quintanilla de la Berzosa, y nada mas llegar ya pude percatarme de la presencia de un águila pescadora.

Cola de Quintanilla de la Berzosa






Águila pescadora

Este lugar es el ideal para la observación y el disfrute de las limícolas, en especial de chorlitejos grandes y correlimos comunes.

Chorlitejos grandes y Correlimos comunes

Correlimos común

Corlitejos grandes

Chorlitejo grande y Correlimos común

Correlimos común

Los que también se dejaron notar el día que estuve fueron los correlimos menudos. Llegué a contar más de 20 ejemplares sólo aquí, en Quintanilla.



Correlimos menudos

Otros que se presentaron en números mucho menores fueron el chorlitejo chico (2 ejemplares), chorlito dorado (1 ejemplar) y agachadiza común (2 ejemplares), además de varias gaviotas reidoras y alguna patiamarilla.

Chorlitejo chico


Chorlito dorado

Agachadiza común

Gaviotas reidoras

Pero lo más destacado fue un bando de 35 espátulas comunes, varias de ellas anilladas. Según tengo entendido creo que se trata de la mayor concentración de ejemplares de esta especie para el embalse.






Espátulas comunes

De allí tocó acercarse hasta Renedo de Zalima, revisando en primer lugar la zona donde el Pisuerga "desemboca" en el embalse, donde además de unas avefrías hizo aparición otro águila pescadora, y ésta venía con presa.


Renedo de Zalima

Águila pescadora

Y en segundo lugar la propia cola de Renedo, donde además de las limícolas habituales lo más llamativo fueron cuatro archibebes claros.

Cola de Renedo de Zalima



Archibebes claros

Por último os dejo un mapa del embalse en el que he marcado los puntos que he considerado más interesantes para poder observar aves aquí.
El sitio tiene muchísimo potencial, así que os animo a acercaros alguna vez.

Embalse de Aguilar

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias, el águila se portó fenomenal.
      Saludos

      Eliminar
  2. Sólo por el paso de limícolas merece la pena, pero encima ya veo que pueden caer otros premios guapos como la pescadora y las espátulas.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que merece la pena, lástima que me dé cuenta ahora de su potencial y no hace años... A partir de ahora todos los pasos a disfrutarlos aquí!
      Saludos

      Eliminar