miércoles, 26 de junio de 2013

De nuevo con SEO-Cantabria por el norte palentino

Un año más volvemos con SEO-Cantabria a la zona de Aguilar de Campóo. Hacía bastante frío para estar a finales de junio, pero vimos bastantes cosillas a pesar de ello. Comenzamos la jornada en el Cañón de la Horadada.

Cañón de la Horadada

No tardaron en dejarse ver córvidos típicos de estos ambientes. Me refiero a las grajillas y a las chovas piquirrojas, con bastantes jóvenes reclamando alimento.

Chovas piquirrojas (adultos y jóvenes)

Grajilla

Multitud de pequeños pajarillos se movían por nuestro alrededor, pero tal vez los escribanos montesinos y soteños fuesen los más llamativos.


Escribano montesino

Tampoco faltaron las rapaces, en este caso representadas por el buitre leonado y el cernícalo, además de alguna calzada en la lejanía.

Buitre leonado

Cernícalo vulgar

Antes de irnos, entre los aviones roqueros, hizo aparición la observación del día: una golondrina dáurica. Considerando la época del año y que siempre volaba por la misma zona del cortado, es muy probable que se esté reproduciendo en el lugar. La foto es francamente mala, pero la observación lo merece.

Golondrina dáurica

Antes de montar en los coches nos detuvimos un momento para intentar avistar una curruca mosquitera que cantaba entre los arbustos de la rivera.

Buscando a la curruca mosquitera

Luego nos dirigimos a Olleros, por si se viese alguna nutria desde el puente, pero ya avanzada la mañana era difícil. Nos conformamos con unos cigüeñatos.

Jóvenes cigüeñas

De allí nos fuimos a ver la colonia de abejarucos. Los abejarucos en cuestión estuvieron muy poco agradecidos para lo que suelen ser, seguramente por el frío, y nos tuvimos que conformar con observaciones lejanas. 

Nidos de abejaruco

Las tarabillas se portaron bastante mejor.

Tarabilla común

También vimos un par de corzos en la ladera de enfrente, levantando a su paso a los abejarucos que descansaban en los arbustos.

Corzo

Otros protagonistas fueron el alcaudón dorsirrojo y un bonito escribano cerillo.

Escribano cerillo

Dejamos a los abejarucos y nos fuimos a Corvio.

Entorno de Corvio

La necrópolis siempre parece levantar el interés de la gente...

Necrópolis de Corvio

Poco a poco fueron apareciendo algunas de las especies objetivo de este lugar: totovías, alondras, bisbitas arbóreos, trigueros, pardillos, cuervos... también lavanderas boyeras con ceba y una curruca carrasqueña que resultó un quebradero de cabeza hasta que por fin se dejó ver en condiciones y pudimos identificarla. Las rapaces más interesantes fueron unas culebreras y un abejero, y los escribanos representativos del lugar cerillos y soteños.

Triguero

Pardillo común

Lavandera boyera

Curruca carrasqueña

Cuervos

Volvimos al pueblo para comer, e igualmente que en la salida del año pasado, Juan y Mariángeles (integrantes en la salida) nos volvieron a ofrecer el jardín de su casa con este fin, algo que es de agradecer... ¡Además con café, té y pastas!


Y por si fuera poco, estuvimos entretenidos con el nido de colirrojos que hay ubicado en su porche, con sus cinco pedigüeños pollos ya muy crecidos.




Colirrojos tizones

Tras la sobremesa nos acercamos un poco al pinar de la zona.


La hora era un poco mala, por lo que los pájaros no lo pusieron fácil. Detectamos carbonero garrapinos, reyezuelo listado, agateador común, picapinos, verdecillo y muchos pinzones, entre otros. También una calzada sobrevolando el bosque.

Pinzón vulgar

Caminando encontramos el nido de una rapaz. Bajo él encontramos varios restos de torcaces y de ardillas, por lo que es razonable hablar de azores.

Nido de azor

Cráneo de ardilla

Y junto al camino una orquídea curiosa, la de la flor del hombre ahorcado.

Aceras antropophorum

Y de allí al último punto de la salida, el tramo del Pisuerga que va desde Aguilar hasta la presa del embalse, donde esperábamos ver al mirlo acuático.

Río Pisuerga

La mayoría de observaciones interesantes tuvieron lugar ya junto a la presa. Aquí unas lavanderas cascadeñas alimentaban sin descanso a sus dispersos pollos volantones con insectos que atrapaban con gran maestría en el aire.

Lavanderas cascadeñas


Y también se dejó ver un joven mirlo acuático, uno de los objetivos.

Mirlo acuático (juvenil)

Capturó una larva acuática envuelta en una cápsula de ramitas y grava, y la estuvo golpeando con gran insistencia para sacarla de su funda protectora.
El vídeo que le saqué es bastante ilustrativo...


En estas otras fotos podéis ver con detalle la cápsula protectora...


...y la larva que alberga dentro.


Una pareja de águilas calzadas y la observación de dos espléndidos machos de oropéndola pusieron punto y final a la salida pajarera, una jornada larga y algo cansada, pero llena de recompensas. Espero que os haya gustado.


15 comentarios:

  1. Hola Alberto;
    Enhorabuena por tan buen reportaje, una salida bien aprovechada con esa variedad de aves, el nido de colirrojos y ese vídeo, por cierto, me pregunto si el mirlo consiguió la larva o se le fue por el río.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Pues la verdad es que el mirlo acuático estuvo un rato largo intentándolo con la larva, se nota que aun no tiene demasiada experiencia. Cuando nos fuimos aun seguía con ella, por lo que no sabemos si al final consiguió sacarla o si por el contrario se dio por vencido.
      Saludos

      Eliminar
    2. Eduardo de Andrés26 de junio de 2013, 7:27

      Le costó, pero al final se la comió :)

      Eliminar
    3. Ah vale, estaría distraído con las cascadeñas entonces, jaja.
      Saludos

      Eliminar
  2. Una salida larga, y con buena representación de distintos entornos.
    El nido tiene pinta de ser de azores, pero yo no descartaría al águila calzada, que usurpa habitualmente nidos de azor en mi zona. Una buena manera de verlo, aparte de encontrar plumas en caso de haberlas, es fijarse en las deyecciones del suelo, porque los azores las expulsan con mucha fuerza y dejan una marca muy característica.
    Ese mirlo acuático... ya lo veremos estas vacaciones junto a Ramón ;)
    ¡Saludotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, una calzada también podría coger una ardilla distraída, ya lo estuvimos comentando. De todas formas visitaré el nido el año que viene, aunque no sé si suelen ocupar el mismo años seguidos, tú sabes mas de eso...
      El mirlo acuático queda en la lista de "prometidos", jeje.
      Saludos

      Eliminar
  3. Menuda salida Alberto!!
    Yo creo que la mitad de especies que visteis no las he visto ni fotografiado nunca.
    Un pasote el video del mirlo acuático y los pollos del colirrojo, también esa curiosa orquidea.
    Nos vemos pronto.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya me dirás qué especies son para enseñártelas, porque algunas las veo tan comunes que no las doy por raras en otras partes.
      Saludos

      Eliminar
  4. Estupenda, variada, genial como siempre.
    Un saludo Alberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Arturo, eso es lo que intento.
      Saludos

      Eliminar
  5. Muy buena salida y en buena compañia.
    Ver un nido de azor con esos complementos todo un lujazo!
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al azor lo he visto varias veces por la zona, y el nido ya lo llevaba buscando mucho tiempo; es lo que tiene ir acompañado, más ojos "al acecho", jeje.
      Saludos

      Eliminar
  6. Muy buen paseo y fotos ,y cantidad de especies que visteis .
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. El norte de Palencia tiene un montón de ambientes diferentes, desde alta montaña y densos bosques hasta matorrales y campos de cultivo, lo que conlleva una gran variedad de especies, algunas en ocasiones difíciles de imaginar juntas en una misma comarca, como el pito negro y el abejaruco.
      Saludos

      Eliminar
  7. ¡Completísima salida!
    Aunque os resultase algo excesivo para un solo día, la excursión aúna en su conjunto una representación de los espacios naturales que hay en la provincia de Palencia y, por ello, habéis tenido la suerte de disfrutar de esa variedad de especies.
    Muy bien planificada y disfrutada, Alberto. A ver si en alguna ocasión podemos unirnos al grupo.
    Un saludo de 'Ojolince y sra.'

    ResponderEliminar